Hasta hace unos años las empresas y las ONGs parecían organizaciones completamente diferentes, pero Patreon llegó para cambiar esto. Con una idea basada en las donaciones y la solidaridad, Patreon ha llegado a crear una empresa a la que contribuyen millones de personas, pero no todo es tan sencillo como parece.

¿Cómo logró Patreon el éxito que ahora tiene y cuáles son los problemas a los que se está enfrentando?

Así se creó la plataforma que permitía a los artistas recibir donaciones de sus fans

Jack Conte era un músico que se había dado cuenta del gran potencial de YouTube para dar a conocer su contenido, y pronto empezó a subir vídeos en la plataforma. Las canciones que Jack componía empezaron poco a poco a atraer a una gran cantidad de gente, y para 2013 casi todas superaban las 100 000 visualizaciones. Sin embargo, Jack se había encontrado con un problema.

Resulta que a pesar de llegar a cientos de miles de personas, los anuncios de YouTube apenas le aportaban a Jack 50$ mensuales, muy lejos de ganarse la vida con ello. Jack también conocía a otros creadores de contenido con la capacidad de llenar estadios de fútbol con sus fans, pero que tampoco veían recompensado su talento con el dinero que YouTube les aportaba.

Fue entonces cuando a Jack se le ocurre crear una plataforma que permitiera a los artistas recibir donaciones de sus fans, pudiendo crear más contenido y ganarse la vida con ello. Jack juntaría sus conocimientos del sector junto a los de Sam Yam, un programador que haría realidad la idea que había tenido. Y así fue como en mayo de 2013 nació Patreon.

¿Cómo funciona Patreon?

La plataforma que Jack y Sam acababan de crear funcionaba de forma similar a las de crowdfunding, pero su concepto era totalmente diferente. Los creadores de contenido que se registraban en Patreon podían recibir donaciones de sus fans, pero estas podían ser mensuales.

A diferencia de Kickstarter en la que la financiación es puntual hacia un producto, Patreon permitía suscripciones que dieran dinero constante al creador, y este se viera incentivado a lanzar más y más contenido. Los artistas también podían elegir ser pagados por cada vez que liberaran una nueva obra, además de configurar distintos rangos de suscripciones con más beneficios.

Patreon pronto fue una plataforma muy utilizada por los YouTubers, quienes habían sufrido el mismo problema que Jack y ahora podían financiarse. Estos veían la posibilidad de crear contenido exclusivo a través de la plataforma para que sus fans les aportaran dinero, y para 2014 más del 50% de los creadores de contenido en Patreon eran YouTubers.

Atrayendo también a otros artistas como escritores, músicos, o podcasters, Patreon estaba creando una plataforma que cada vez tenía más gente, llegando contar con más de 125 000 suscriptores en tan solo 18 meses. La empresa conseguía financiarse a través de una pequeña comisión que hacía cada vez que alguien donaba, y así Patreon fue creciendo más y más.

Sin embargo, no todo es tan sencillo como parece, y Patreon sabía que si quería mantenerse en el mercado tendría que acelerar y crear barreras. No es de extrañar que en tan solo tres años recibiera más de 40 millones de $ en rondas de financiación, porque su competencia estaba a la vuelta de la esquina.

El crecimiento de Patreon

Patreon había nacido en un momento en que muchos creadores de contenido estaban generando audiencias gracias a plataformas como Facebook o YouTube, y como te imaginarás estos gigantes también quieren su parte del pastel. En cuanto Patreon empezó a crecer, Google y Facebook se fijaron en el modelo de negocio que tenía, y ambos han empezado a experimentar con servicios de suscripciones similares.

Para protegerse de estos gigantes Patreon ha estado adquiriendo otras plataformas más pequeñas de membresías, como fue el caso de Subbable en 2015 o el de Memberful en 2018.

Además, Patreon ha estado lanzando nuevas herramientas que faciliten la creación de contenido en su plataforma, ya que mediante contenido exclusivo que no se pueda encontrar en Facebook o YouTube consigue atraer a más personas hacia sí mismo.

Los competidores de Patreon

Como te imaginarás, una de las grandes ventajas que estos gigantes tienen sobre Patreon es el tamaño de su base de usuarios. Sin embargo, la mayor fortaleza de YouTube y Facebook es que los usuarios no tienen que irse a ninguna parte, y pueden simplemente suscribirse a una membresía en el mismo lugar donde consumen contenido.

Pero estas plataformas tienen basado su modelo de negocio en la publicidad, y Patreon tiene intención de diferenciarse enfocándose en las necesidades de sus usuarios.

Después de todo, los creadores ya han tenido muchos problemas con la inconsistencia de las normas de estas plataformas, además de los cambios constantes en sus algoritmos y la monetización de anuncios.

Por otro lado, YouTube y Facebook son tan grandes que las quejas y mensajes de los creadores son habitualmente ignorados. Y que la revisión de si un contenido es apropiado o no dependa de una máquina, no suele ayudar.

Patreon por su parte se beneficia de tener un menor tamaño y de contar con un equipo de personas de carne y hueso. Esto permite que la plataforma atienda a todas las quejas y que el contenido se revise por humanos, un valor diferencial que la compañía está aprovechando.

El mayor reto de Patreon

La empresa lleva ya un tiempo con varias crisis y controversias. Resulta que la mayor amenaza de Patreon no está en su competencia externa, sino que se encuentra dentro de sí mismo.

La primera gran crisis de Patreon llegó en 2015, cuando la plataforma recibió un enorme ciber-ataque. Los responsables del hackeo expusieron los emails y mensajes privados de más de 2 millones de personas, a las que extorsionaron con pagos en bitcoin a cambio de devolver su información.

En diciembre de 2017 Patreon tuvo otra gran crisis, justo después de cambiar su sistema de pagos. La plataforma incluyó una comisión que afectaba también a los suscriptores que donaban, no solo a los creadores como hasta entonces, lo que hizo que los fans tuvieran que aportar más dinero para que los creadores recibieran la misma cantidad.

Esto provocó que muchos suscriptores que solo donaban pequeñas cantidades retiraran su apoyo a los creadores, provocando una lluvia de quejas contra Patreon. La plataforma se disculpó diciendo que no seguirían aumentando las comisiones, pero que sin embargo tampoco retirarían las que ya habían impuesto.

Estos dos sucesos ya habían caldeado bastante el ambiente dentro de Patreon, pero la controversia más grande estaba a punto de llegar.

Resulta que la plataforma llevaba ya un tiempo censurando contenido que consideraba inapropiado, algo que a mucha gente no le acababa de convencer. Durante 2017 Patreon bloqueó a varias cuentas que parecían asociadas con movimientos de extrema derecha, y al mismo tiempo endurecía su censura contra contenido pornográfico y violento.

Fue entonces a finales de 2018 cuando Patreon bloqueó las cuentas de varias personas reconocidas en Estados Unidos, lo cual armó un gran revuelo. En concreto, la plataforma bloqueó al comentador Carl Benjamin por utilizar un lenguaje homófobo en un vídeo de YouTube, al igual que hizo con el conservador Milo Yiannopoulos tan solo un día después de que se registrara en Patreon.

Todo esto levantó protestas por parte de otros creadores de contenido, que se veían amenazados ante la censura que estaba haciendo la plataforma. La controversia que hay en Internet sobre lo que supone libertad de expresión o incitación al odio es muy delicada, y a Patreon. le estaba pasando factura.

Tan grave fue el asunto que varios creadores famosos como el neurocientífico Sam Harris abandonaron la plataforma en diciembre de 2018, incluso a pesar de estar ganando decenas de miles de $ al mes a través de donaciones.

A Harris le siguieron poco después el psicólogo Jordan Peterson y el podcaster David Rubin, quienes además fueron un paso más allá. Ambos anunciaron que iban a crear una plataforma alternativa que compitiera con Patreon y estuviera libre de sesgos ideológicos, y muchos de sus seguidores ya les han brindado su apoyo.

Desde luego, Patreon. ha sido capaz de ofrecer una solución que muchos artistas necesitaban, consiguiendo montar una gran empresa a partir de donaciones. Quién sabe si en el futuro conseguirá superar todas estas controversias, pero si algo ha dejado claro Patreon es que hay una oportunidad de negocio en ayudar a los creadores de contenido.

Lecciones principales:

Socios complementarios: cuando Jack fue a aliarse con un socio para montar Patreon, no lo hizo con alguien con sus mismos conocimientos, sino con un programador que consiguiera complementar los suyos. Cuando vayas a montar una empresa no lo hagas con una persona con tus mismas habilidades, sino con alguien con distintas fortalezas que se ocupe de diferentes tareas.

Barreras de entrada: Patreon sabía que si su modelo de negocio triunfaba otras plataformas como YouTube o Facebook podían copiar al instante su sistema, y tenía que protegerse de ello creciendo y con contenido exclusivo. Es nuestros negocios es fundamental levantar barreras de entrada que protejan nuestro castillo, y asegurarnos de que vamos a poder competir en el futuro.

El mandamiento de control:los creadores de contenido dependen de los cambios de monetización de los anuncios de YouTube, al igual que son vulnerables en Patreon si este decide seguir aumentando sus comisiones. En nuestros negocios el control es fundamental, y los creadores de contenido tienen problemas si plataformas como estas pueden acabar con sus ingresos con tan solo una decisión.

CLASE GRATIS: Empezar a Emprender AQUÍ

Sigue a Euge en su Instagram de @euge.oller

Datos curiosos sobre empresas y emprendedores en nuestro instagram de @emprendeaprendiendo

Más blogs AQUÍ