Hola Emprendedores,

Hoy, en Emprende al Día volvemos a traer una noticia de Microsoft que veníamos esperando desde hace tiempo, una idea que podría revolucionar la manera en la que hacemos nuestras compras y una gran herramienta para simplificar la forma en la que nos comunicamos online. Esperamos que disfrutéis con la publicación y nos encantaría saber que opináis al respecto. Un saludo a [email protected]!

NOTICIA

D.E.P. Windows Phone

Una vez más, esta semana vuelve a tocar hablar de Microsoft. Y es que, tras la noticia de la semana pasada, en la que hablamos del cierre de Groove Music, esta semana Microsoft vuelve a ser noticia tras anunciar su derrota ante uno de sus proyectos con más tropiezos de toda su historia, Windows Phone.
Mientras sus rivales, iOS y Android, llevan los últimos años creciendo enormemente, Windows Phone ha ido cavando lenta pero inexorablemente su tumba hasta el pasado lunes, cuando por fin cayó rendido para no volver a levantarse. Y, para mayor frustración, mientras en Microsoft están de luto, en Apple y Google están de celebración, no por la caída de su competidor, sino por la inminente salida de los dos smartphones más esperados de la historia: iPhone X y Google Pixel 2.
Si nos ponemos a analizar el porqué del fracaso de Windows Phone, encontraremos un solo culpable: Microsoft. Windows Mobile, su predecesor, fue pionero en el mercado de las PDA. Hoy en día ya casi nadie habla de ellas, pero en su día, hace casi 15 años, ocupaban la atención de todos los medios tecnológicos y de negocios. Mientras Microsoft controlaba todo desde su cómodo trono, los smartphones comenzaban a aparecer de la mano de BlackBerry y Nokia, con unos precios increíblemente altos para la época y formas nuevas y atrevidas.
Más tarde, aparecieron iPhone y Android. Para aquel momento Microsoft tenía las mejores cartas: mayor presupuesto, un sistema operativo mucho más potente, relaciones con fabricantes y teleoperadoras y una gran base de usuarios a los que debían convertir a su sistema móvil. A pesar de ello, su exceso de confianza en si mismos les jugó una mala pasada, y ha acabado dejando a la empresa fuera del mayor mercado de consumo de la historia.
La primera reacción de Microsoft ante la salida del iPhone fue burlarse de Apple. Mala idea. Steve Ballmer, el entonces director ejecutivo de la compañía, publicó un vídeo en el que desprestigiaba por completo este nuevo dispositivo, augurándole a Apple unos resultados nefastos en su nuevo proyecto. No hace falta decir lo equivocado que estaba, y por eso, su vídeo se ha convertido con el tiempo en un ejemplo a seguir de lo que nunca hay que hacer: subestimar a un rival.
Los primeros indicios del fracaso vinieron cuando algunos de los antiguos socios de Microsoft comenzaron a firmar contratos con Google. Por aquellos momentos, la empresa todavía se estaba recuperando del desastre que fue Windows Vista y estaba trabajando en su sucesor, Windows 7. Fue entonces cuando la empresa decidió acabar con Windows Mobile y crear de sus cenizas un sistema operativo móvil nuevo, que más tarde sería conocido como Windows Phone.
Cuando el nuevo sistema operativo fue lanzado al mercado, iPhone ya iba por su quinta versión, Samsung y su gama Galaxy estaban ganando mucho terreno en el mercado de los smartphones y Nokia estaba prácticamente al borde de la desaparición. Siendo este último el único socio real de la compañía en esos momentos (y el único que podía competir con ellos en la cantidad de tropiezos), decidieron aliarse en su lucha por conseguir cuota de mercado.
Poco después, Nokia comenzó a reconsiderar la opción de utilizar Android en sus dispositivos. Fue entonces cuando Microsoft tomó la decisión de comprar la mayor parte de la compañía. Mala idea una vez más. Al poco tiempo, Microsoft tuvo que admitir a sus accionistas que se tenían que descontar el valor de la compra de los libros contables ya que se trataba de un activo que no tenía ningún valor.
Y entonces comenzó el verdadero declive. Actualizaciones parciales, modelos incompatibles y la necesidad de reescribir el código constantemente. Al no tener un plan estable a largo plazo, ningún inversor en su sano juicio quería acercarse a menos de varios kilómetros de esta plataforma. Pero les quedaba un último as en la manga: la promesa de un Windows 10 unificado entre plataformas sonaba a una idea muy prometedora que podría haber sacado a la compañía de la pésima situación en la que se encontraba y hacerle un hueco en este mercado tan competitivo. Pero no fue así, una vez más, fracasaron en esta aventura poniendo punto y final a esta línea de negocio que tantos quebraderos de cabeza les ha dado durante los últimos años.
Joe Delfiore, el actual encargado de sistemas operativos de Microsoft, admite que ya no quedan esperanzas. Se queja de la falta de desarrolladores y de que Google evitó desarrollar cualquier tipo de app para Windows con el objetivo de ahogar su crecimiento, es decir, lo mismo que Microsoft hizo con Apple en su época.
Por tanto, Microsoft se queda fuera de este mercado y de otros que puedan derivar de él. Sin embargo, la acción de la compañía está en máximos históricos gracias al aumento de ingresos que llevan teniendo año tras año pertenecientes a sus servicios corporativos. Por lo visto, han decidió centrarse en lo que mejor saben hacer y pasar a ser una empresa de soluciones corporativas como Oracle o IBM. ¿Será este el principio de una nueva era para Microsoft?


https://techcrunch.com/2017/10/09/this-is-not-a-drill-microsoft-admits-windows-phone-is-dead-for-real/
https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2017-09-26/windows-phone-bill-gates-android_1450148/


IDEA

Standard Cognition levanta una ronda de 5M para construir su cajero inteligente

Los sistemas de reconocimiento de imágenes y vídeos han ido sofisticándose cada vez más a un ritmo vertiginoso. El cofundador de Standard Cognition, Jordan Fisher, dice que mientras todos los jugadores de este mercado están centrados en la conducción autónoma, ellos tienen otro objetivo en mente a desarrollar con esta tecnología.
Se trata de un sistema diseñado para mejorar y optimizar el proceso de pago en tiendas físicas. La compañía está desarrollando una tecnología que reconoce los artículos que los clientes escogen de las estanterías para más tarde pagar en caja. El objetivo final es que alguien pueda entrar en una tienda, agarrar un bote de mermelada y salir sin tener que hacer cola ni pagar. Esta idea de modernizar el comercio tradicional es tan atractiva que no les ha sido difícil encontrar nuevas fuentes de financiación.
A última hora del lunes anunciaban haber recibido 5 millones de dólares en una ronda presidida por Charles River, Initialized Capital, Y Combinator y otros inversores de menor tamaño.
Para lograr su objetivo, la compañía requiere cámaras un poco más sofisticadas que la típica cámara de seguridad actual. A partir de ese momento, simplemente hace falta descargar una app y salir de compras. Las cámaras identificarán quien entra en el comercio, que productos selecciona y cuales se lleva efectivamente consigo. Una vez salga de la tienda, el sistema se encargará automáticamente de cobrarle dichos artículos. Para mantener el anonimato de todos los datos de compra, el sistema no está basado en el reconocimiento facial ni tampoco almacena la información, sino que una vez el cliente sale de la tienda, ésta es eliminada. Por tanto, todos estos procesos ocurren de forma local, en lugar de utilizar una infraestructura basada en la tecnología Cloud.
Una aplicación obvia para este sistema de cobro sería su implantación en grandes superficies, y según Fisher, le encantaría poder implementarla, pero admite que están teniendo problemas en encontrar talento para hacer despegar el proyecto. Otra aplicación inherente es su implantación en negocios pequeños y tiendas de conveniencia para agilizar el movimiento de clientes y poder así incrementar su volumen de negocio. Fisher también reconoce que existe una pequeña barrera de entrada por parte de los clientes en lo que descargarse la app se refiere, pero al cabo de un tiempo acaban acostumbrándose a ello.
El tiempo dirá cuál es el resultado de este proyecto, pero de momento las proyecciones son buenas para esta nueva compañía que ya tiene el ojo echado a la cadena 7 Eleven como una gran promesa para comenzar a propagar sus sistemas de cobro automatizados. ¿es este el comienzo de la modernización del comercio tradicional?



HERRAMIENTA

Loom, más rápido que escribir

A día de hoy hay muchos programas para nos permiten grabar lo que ocurre en la pantalla de nuestro ordenador, pero ninguno que hayamos probado es tan fácil de usar como Loom ni tiene sus prestaciones sociales.
Loom es una extensión para nuestro navegador Google Chorme, que se instala fácilmente y nos permite crear vídeos grabando pantalla para luego compartirlos. Es muy sencillo de utilizar. Simplemente hacemos click en el icono que aparece en la esquina superior derecha de nuestro navegador una vez instalada la extensión y seleccionamos si, además de capturar la pantalla, también deseamos grabar audio y/o webcam. Hecho esto, únicamente hay que darle a comenzar grabación y listo. Al terminar la grabación, Loom se ocupa de almacenar nuestro vídeo en sus servidores y nos provee con una URL para que podamos compartir el vídeo sin la necesidad de exportarlo ni llenar nuestro correo con megas innecesarios.
Si encima el usuario que recibe el vídeo utiliza Gmail (además de tener la extensión de Loom), podrá ver el vídeo directamente en su bandeja de entrada. Los vídeos de Loom tienen una calidad media de 720p. Si encima tienes la versión Chrome 55 o superior podrás grabar y ver en 1080p.
Además, como medida de seguridad, puedes proteger tus vídeos con contraseña o descargarlos y eliminarlos de la plataforma.
Puedes registrarte con tus cuentas de Facebook y Google. Como nuevo usuario, tu cuenta únicamente tendrá una limitación de 10 minutos máximos por grabación, pero puedes volverla ilimitada invitando a un nuevo usuario a unirse a Loom.
Así de fácil y útil. Gran aplicación que simplifica el día a día de nuestras comunicaciones. ¿utilizáis alguna aplicación similar?

https://www.cosmic.org.uk/blog/loom-free-screen-recorde