Seguro que si piensas en una marca de ropa de lujo, Giorgio Armani sería de las primeras en venirte a la cabeza. Esta marca ha conseguido aparecer en pasarelas de moda, películas y anuncios alrededor de todo el mundo, pero su fundador no lo tuvo tan fácil como parece.

¿Te gustaría conocer la historia de esta marca, y cómo su creador la llevó al éxito?

El inicio de Giorgio Armani

Giorgio Armani era un adolescente italiano que no sabía muy bien qué hacer con su vida. El joven aspiraba a hacer una carrera de medicina, pero tras 3 años de universidad dejó la carrera para unirse al ejército. Más tarde, Giorgio decidiría buscar una carrera profesional diferente, y acabaría en el mundo de la moda.

En 1957, el joven italiano encontró su primer trabajo como dependiente de una tienda que vendía ropa para hombres. Allí ganó un gran conocimiento de la industria de la moda, viendo qué tipo de prendas funcionaban y cómo hacer marketing.

Más adelante, habiendo cumplido ya los 30 años, Giorgio se trasladaría a la compañía de Nino Cerruti, donde comenzaría a diseñar prendas para hombre. Sus primeros diseños dejaban bastante qué desear, pero poco a poco fue adquiriendo práctica y creando mejores prendas.

Sin embargo, con el paso de los años, Giorgio empezó a cansarse. El hombre, que ya no era tan joven, veía como se encontraba estancado en una compañía que ya no le hacía crecer. Giorgio estaba cerca ya de sus 40 años, y sentía que aún no sabía qué quería hacer con su vida.

Fue entonces tras llevar varios años trabajando para Cerruti cuando Giorgio conoció a Sergio Galeotti, un arquitecto que, en sus palabras, le cambió la vida. Para Giorgio, Sergio fue la persona que necesitó para volver a creer en sí mismo, y que le hizo ver que podía hacer mucho más con sus habilidades que trabajar para una compañía estancada.

Giorgio empezó una relación sentimental con su compañero que poco a poco fue volviéndose también profesional. Sergio convenció a Giorgio para que dejara su trabajo y comenzara su propia agencia como freelance, teniendo total libertad para que hiciese los diseños que quisiera.

Así es como Giorgio dejó Cerruti para trabajar por su cuenta, y diseñar prendas para decenas de casas de moda por toda Italia. Poco a poco, la prensa empezó a interesarse por Giorgio y a darle exposición, además de estar acumulando gran experiencia trabajando para otras marcas que le permitió desarrollar un estilo propio.

Un par de años más tarde Giorgio ya estaba listo para fundar su propia empresa, y en 1975 fundaría Giorgio Armani junto a su compañero Sergio. Giorgio se encargaría de todo lo relacionado con el diseño de ropa y el marketing, mientras que Sergio se ocuparía de toda las operaciones y la administración del negocio.

Es así como la marca Armani comenzó a crecer y a hacerse conocida por todo Italia.

Giorgio había impresionado a la industria de la moda con ropa que daba una imagen más cálida y agradable a los hombres, mientras que endurecía y daba fuerza a la de las mujeres. Al contrario que otras marcas que buscaban rápidamente la siguiente moda, Armani iba a su propio ritmo, dejando que su creador inventara sin presiones.

En poco tiempo Giorgio se dio cuenta de que no podían seguir fabricando la ropa a mano, ya que Armani estaba teniendo un éxito desmedido. Hacer cada prenda pieza por pieza era costoso y requería mucho tiempo, así que acabaron por colaborar con una fábrica que les ayudara.

Poco a poco Armani estaba llegando a oídos de todas partes del mundo, y la marca se expandió por Europa y Estados Unidos. Armani llegaría a colaborar con otras empresas como L´Oreal para crear perfumes, y parecía que nada podía frenarla. Sin embargo, pronto un gran revés para la vida de Giorgio estaría a punto de quebrarlo todo.

Resulta que apenas una década después de fundar la empresa, su compañero Sergio falleció por leucemia. De repente la marca Armani había perdido una figura clave que dirigía el funcionamiento del negocio, y Giorgio había perdido a una persona pilar en su vida.

Mucha gente no creía que Giorgio fuera capaz de llevar el negocio en la ausencia de Sergio. Después de todo, decían, lo que se le daba bien a Giorgio era diseñar ropa, no llevar las finanzas ni hablar con empleados.

Sin embargo, decidido a sacar adelante el proyecto que empezó con su compañero, Giorgio decidió aprender a hablar con abogados, proveedores y a llevar las operaciones de la compañía. Y así lo hizo.

Aun con la muerte de Sergio, la marca Armani siguió creciendo, abriendo nuevas tiendas y expandiendo sus acuerdos comerciales. Giorgio se empezó a dar cuenta de que mucha gente que quería llevar Armani no podía permitírselo, y entonces se le ocurrió la estrategia que dispararía a la empresa.

La estrategia que llevó a Giorgio Armani al éxito

Hasta ese momento la compañía se había basado prácticamente en una única marca bajo la que hacer sus prendas. La marca Giorgio Armani recibía su nombre de la empresa y de su fundador, pero no tenía por qué ser la única. Podía crear otras sub-marcas de Armani, y empezar a atraer a públicos diferentes.

Es así como Armani empezó a dividir sus operaciones en diferentes marcas, cada una con un objetivo distinto. Sus marcas estrella serían la propia Giorgio Armani, especializándose en ropa clásica, y Emporio Armani, que tendría un estilo más moderno.

Las prendas de estas marcas serían diseñadas por la mano de Giorgio, y solo se venderían en boutiques de Armani y en centros comerciales de lujo. La ropa sería promocionada en pasarelas y por famosos como Rihanna o David Beckham, y todo estaría dirigido a crear una sensación de exclusividad.

Por otro lado se encontrarían otras marcas como Armani Collezioni o Armani Exchange, más económicas y dirigidas a un público más joven. Las prendas de estas marcas se diseñarían por aprendices de Giorgio, y estarían disponibles en muchas más tiendas y centros comerciales.

De esta forma, Emporio y Giorgio Armani podían seguir manteniendo su reputación como marca exclusiva, al tiempo que la empresa atraía a todo tipo de gente. Y una vez estos jóvenes probaran las marcas más económicas, podían ir transicionando hacia las marcas principales conforme fueran adultos, convirtiéndose en clientes de por vida.

Armani seguiría creciendo y expandiendo su negocio, llegando incluso a meterse en el negocio de la decoración de interiores y hoteles. La empresa se alió con la cadena Emaar Properties para construir sus propios hoteles de lujo, llegando a construirse en torres como el Burj Khalifa de Dubai.

A día de hoy Giorgio tiene 85 años, y aún sigue diseñando él mismo prendas para la empresa. A pesar de ser el propietario único de esta, no tiene planes de dejar el negocio. Podría hacerlo, pero según sus palabras, las caras de los empleados y las personas de Armani le impiden hacer una decisión que en el fondo sería egoísta.

Giorgio se ha rodeado de colaboradores habilidosos y gente que ha entrenado personalmente, pensando en quién le sucedería en la empresa. Todo para mantener vivo el proyecto que empezó tanto tiempo atrás con su compañero, y hacer que Armani siga creciendo y vistiendo con sus prendas cuando él ya no esté aquí.


Lecciones principales:

1. Emprende en el momento oportuno: Giorgio pasó toda su juventud trabajando y adquiriendo experiencia del sector de la moda, y no vio la oportunidad de emprender hasta los 40 años. Una gran cantidad de emprendedores comienzan sus negocios cuando son adultos, y puede ser interesante aprender trabajando para otros al principio.

2. No hagas depender a tu empresa de una persona: la marca Armani pudo haber desaparecido tras la muerte de Sergio, y Giorgio también ha preparado a la empresa para dejar sucesores que la continúen cuando él ya no esté aquí. Una compañía peligra si la ausencia de una persona la amenaza, los conocimientos y habilidades que requieren una empresa deberían estar disponibles a más personas para preservarla.

3. Ten en mente la percepción de tu marca: Giorgio sabía que no podía mezclar precios y ropa de distintos estilos bajo la misma marca si quería mantener su identidad, y por ello creó otras diferentes para llegar a más gente. Una marca dice algo a la gente, y tiene que estar bien definida para que esta se identifique con ella y quiera seguirla.



ACCEDE AL CURSO: AQUÍ

Sigue a EmprendeAprendiendo en su Instagram de @emprendeaprendiendo

Datos curiosos sobre empresas y emprendedores en nuestro instagram de @emprendeaprendiendo

Más blogs AQUÍ