¿Alguna vez has preguntado qué se necesita para construir una ciudad para 100.000 humanos en Marte?

Esta es una de las preguntas que Elon Musk se ha hecho constantemente, un emprendedor, físico y creador de empresas de tecnología, cuya misión es cambiar y mejorar la vida de las personas de todo el planeta.

Sus revolucionarios trabajos en torno al transporte eléctrico y la industria aeroespacial lo han llevado a ganarse la admiración y el odio de millones de personas en todo el mundo.

La vida de Elon Musk

Elon Musk nació en Sudáfrica en 1971, en el seno de una familia de clase media. Sus padres, a temprana edad notaron que el pequeño Elon sentía fascinación por las ciencias, la lectura y por aprender vorazmente.

Fue la misma obsesión por la lectura, la que lo llevó a leerse todos los libros de la biblioteca escolar primero y luego los de la biblioteca de su barrio.

Es precisamente allí, donde Elon descubrió que entre sus libros favoritos estaban los de ciencia ficción que retrataban historias espaciales y los relatos de aventuras futuristas.

Un tiempo después, sus padres se separarían y Elon se iría a vivir con su padre. Fue mientras paseaba en un centro comercial que vio una computadora por primera vez, y le pidió a su padre que se la comprara.

Tanto fue su interés por la tecnología que a los 12 años fabricó su primer proyecto: el Blastar, un juego para ordenadores que vendió por 500 dólares. Sin embargo, no toda su infancia fue tan bonita para Elon.

Resulta que durante sus años en el colegio, el joven Elon fue víctima de acoso y maltrato de algunos de sus compañeros de escuela, que llegaron incluso a hospitalizarle.

Elon había llamado la atención de su clase al hablar en favor de la energía solar y mostrarse en contra de los combustibles fósiles, motivo que le llevó a burlas y a que después le acosaran. Sin embargo, Elon no se rindió, y esta situación no hizo más que fortalecerlo y prepararlo para las adversidades que le aguardarían en el futuro.

Años más adelante, se fue vivir a Canadá junto su hermano Kimbal, y encontraron a su primer mentor quien, al quedarse impactado por la determinación de los jóvenes, ofreció a Elon un trabajo como su asesor.

Con un gran optimismo y decidido a triunfar, Elon reveló por primera vez sus ideas sobre los autos eléctricos.

Más tarde, los hermanos se mudaron a los Estados Unidos, donde Elon fue a la universidad y obtuvo la titulación en dos carreras: Administración de empresas y luego en física.

Allí fundaron su primera empresa de desarrollo y mantenimiento web, vendida luego a Compaq por 300 millones de dólares.

Y con ese dinero embolsado, Elon continuó explorando industrias en internet donde invertir su dinero.

PayPal

Descubrió entonces que había una ineficiencia en las operaciones bancarias y decidió crear un banco que operase en internet. Así es como nació X.com, su segunda empresa dedicada a los pagos en línea y a los servicios financieros.

Pero como en toda buena industria, la competencia no tardó en aparecer. La empresa Confinity, dirigida por los jóvenes Max Levchin y Peter Thiel venía desarrollando una idea similar, que incluía pagos en páginas web y por correo electrónico.

Luego de encarnizadas batallas por ofrecer sus servicios mejorados, Peter y Elon decidieron unir sus fuerzas en lugar de aniquilarse mutuamente.

Después de muchas disputas por parte de los empleados y con la empresa fracturada, Elon fue destituido mientras estaba en su luna de miel y reemplazado por Peter, quien finalmente puso el nombre de Paypal a esa compañía.

Varios meses más tarde, dejando de lado los resentimientos, Elon apoyó noblemente la gestión de Peter y acabaron por vender Paypal a eBay por la friolenta suma de 1500 millones de dólares, dotando a Elon con más de 100 millones.

Tiempo después, la vida personal de Elon se volvería a hundir en una gran tragedia. Tras haber superado el emprendedor una malaria que casi acaba con su vida, su esposa dio a luz un hijo que falleció tras diez semanas. Esta situación dejó a Elon inmerso en una profunda tristeza.

SpaceX

Abrumado y luego de enterarse de que la NASA había postergado la idea de enviar humanos a Marte, decidió que era hora de poner en marcha su propia compañía para cumplir otro de sus sueños más audaces: Colonizar otros planetas. Así fundó la “Space Exploration Technologies”, más conocida como SpaceX en 2002.

Tesla

Un año más tarde, queriendo eliminar el calentamiento global y buscando mejorar la calidad de vida humana, Elon invirtió su dinero en Tesla Motors, una empresa dedicada a la creación de vehículos eléctricos.

Luego de varios roces con su cofundador, Elon se hizo con la mayor parte de las acciones y se convirtió en el CEO de la compañía.

SolarCity

Así es como llega a 2006, año en el que Elon decide ayudar a sus primos a diseñar una estructura tecnológica basada en la energía solar. De esta forma, lo emprendedores terminaron por formar SolarCity, de la que Elon pasaría a ser el presidente y el principal accionista.

La idea de Elon era que sus tres empresas colaboraran y se ayudaran mutuamente: Tesla aportaría las baterías de litio para que SolarCity pudiera venderlas a sus clientes, y esta a su vez surtiría con paneles solares a las estaciones de carga gratuita de los autos. Spacex cooperaría con conocimientos sobre materiales y técnicas de fabricación.

Sin embargo, durante 2007 la crisis económica casi acabó con las empresas de Elon. En un esfuerzo sobrehumano y ayudado por sus amigos, su familia, los empleados y por su antiguo rival Peter Thiel, evitaron la bancarrota de Tesla y de SpaceX. Todos dejaron claro que apostaban por aquellos proyectos pero sobre todo confiaban en las capacidades de Elon para sacarlos adelante.

Neuralink

Elon seguiría teniendo problemas con la rentabilidad de sus compañías más adelante, pero haría lo imposible para mantenerlas vivas. No solo eso, sino que también fundaría otras como Neuralink, con la misión de conectar el cerebro humano a internet para fusionarnos con las máquinas.

Elon cree que la inteligencia artificial supone una amenaza para todos nosotros, y que es mejor que aprendamos a controlarla y a convivir con ella antes de que nos sustituya.

A día de hoy Elon sigue trabajando y luchando por los proyectos que cree que cambiarán el mundo. Ya sea colonizar Marte, hacer coches eléctricos que se desplacen bajo tierra o conectar nuestras mentes con las máquinas, Elon Musk tiene claro el impacto que quiere dejar en la humanidad.



ACCEDE AL CURSO: AQUÍ

Sigue a EmprendeAprendiendo en su Instagram de @emprendeaprendiendo

Datos curiosos sobre empresas y emprendedores en nuestro instagram de @emprendeaprendiendo

Más blogs AQUÍ