¿Sabías que Tesla, el fabricante de coches eléctricos más vendidos del mundo, pretende revolucionar otra vez el sector del automóvil? Elon Musk, el CEO de la compañía, cree que el coche privado tiene los días contados y ahora apuesta por los coches de alquiler.

Hoy, hablaremos sobre los vehículos autónomos, sus múltiples beneficios y el cambio de paradigma que supondrán en el futuro.

En las carreteras de todo el mundo cada año pierden la vida más de 1,25 millones de personas. Esto representa una víctima cada 25 segundos. Pero pronto, gracias a la revolución del transporte, el hombre pondrá punto y final a uno de los capítulos más negros de su historia.

Historia del vehículo autónomo

El vehículo autónomo nace de la necesidad de sanar una de las mayores causas de sufrimiento de la sociedad moderna: los accidentes de tráfico. Si tienes carnet de conducir seguramente recordarás que, cuando estudiabas en la autoescuela, los profesores te repetían continuamente que la principal causa de los siniestros es el factor humano. ¿Pero qué significa esto exactamente?

El factor humano se caracteriza por ser todo aquello que depende de la persona, desde su estado emocional hasta su habilidad al volante pasando por su responsabilidad social a la hora de seguir las normas de circulación. La importancia del factor humano es indiscutible en los accidentes de tráfico y representa un 90% de estos.

¿Qué pasaría si la conducción no dependiera exclusivamente del estado de ánimo del piloto sino de un robot? Pues que se eliminaría el factor humano y con ello una de las principales causas de muerte en el mundo. La automatización de los vehículos no solo convertirá el planeta en un lugar más seguro, sino que será más respetuoso con el Medio Ambiente al liberar las carreteras.

Si con el cambio de siglo sustituimos la carrera espacial por la competición de los smartphones, ahora tenemos la nueva carrera por el coche autónomo. Las empresas con el objetivo de conquistar el sector del coche autónomo se pueden dividir en dos grandes grupos: los propietarios del mercado actual y los outsiders, los de fuera del mercado.

El mercado de los vehículos autónomos

Por un lado, los propietarios del mercado actual son todas aquellas firmas que ya forman parte del grupo automovilístico como pueden ser: Mercedes, Peugeot, VolksWagen, etc. Por otro lado, están los outsiders, las empresas que quieren subirse al carro con la revolución del coche autónomo: Google, Tesla, Uber y demás. La batalla entre estos grupos está siendo muy igualada pero, sin lugar a dudas, hay un claro ganador: La sociedad.

Con el fin de producir el coche definitivo, todas las compañías que operan en el sector del vehículo autónomo están destinando muchos recursos para llevar los coches al siguiente nivel.

Los coches, al igual que los teléfonos inteligentes, están dejando de ser coches para convertirse en algo más: robots. Este progreso, como ya ocurrió con la carrera de los smartphones, repercutirá en una mejora que todos disfrutaremos.

El sector del vehículo autónomo avanza a pasos de gigante. Si en el 2009 Google creó el primer vehículo robot, en 2012 iría un paso más allá, realizando el primer trayecto sin conductor del mundo por las carreteras públicas. Para este experimento se ofreció voluntario Steve Mahan, un invidente con una discapacidad visual del 95%. Ahora, con más de 12 millones de kilómetros recorridos, esta subdivisión de Google ha crecido tanto que ha formado su propia compañía, Waymo, considerada la empresa que encabeza la carrera del vehículo autónomo.

El coche autónomo de Tesla

Otra compañía que no se queda atrás es Tesla que, con una simple APP, permite al usuario llamar a su vehículo autónomo para que lo pase a recoger allí donde se encuentre, al más puro estilo agente 007 en la película “El mañana nunca muere”.

De hecho, la compañía de Elon Musk ha perfeccionado tanto su sistema de conducción que, a finales de 2018, salió en todos los periódicos cuando uno de sus conductores fue detenido por circular dormido, borracho y con el piloto automático activado.

Para que veas cómo este tipo de progresos ya están impactando en nuestra sociedad, la compañía francesas KEOLIS, con el permiso del gobierno,ha creado un transporte público, autónomo y sin conductor. Como en 2018 los habitantes de París se pasaron 71 horas en atascos de tráfico, esta compañía ha puesto varios autobuses por las calles de Francia para intentar resolver este contratiempo.

Como puedes ver, la carrera del vehículo autónomo está muy avanzada. Entonces, ¿por qué estos vehículos son la excepción y no la regla en nuestras calles? Simplemente porque la sustitución de los coches actuales por los autónomos no será inmediata.

Como ya pasó con la evolución de los teléfonos móviles antiguos a los smartphones, el cambio será gradual. Necesitamos tiempo para adaptarnos a esta nueva revolución. Pero, precisamente, es el tiempo el que juega en contra del coche convencional.

En las grandes ciudades, donde cada vez es más complicado encontrar una plaza de aparcamiento y donde cada vez son más estrictas las normas anticontaminación, el coche tal y como hoy lo conocemos cada vez se verá más restringido. Al menos esto es lo que piensa Elon Musk, el CEO de Tesla, que para el 2020 pretende producir 1 millón de Robo Taxis,su nueva línea de coches de alquiler.

¿Te has planteado alguna vez cuántas horas utilizas tu coche al día? Seguramente, menos de 3. Así que porque no alquilar tu coche el resto de la jornada.

Robo Taxi pretende justamente esto, compartir el coche cuando no lo estemos usando.Olvídate del cambio de ruedas, el permiso de circulación y la ITV. Con la misma APP de Tesla, aquella que permitía llamar a tu coche como si fueras James Bond, en un futuro no muy lejano podrás alquilar los Robo Taxis que por menos de 3 dólares la milla te llevarán allá donde desees.

Con la apuesta de los Robo Taxis, Tesla se podría poner a la cabeza de la carrera del coche autónomo. Con estos coches robots de alquiler se reduciría el factor humano aumentando al mismo tiempo la seguridad vial.

Al ser eléctrico, el impacto medioambiental sería mínimo y si finalmente los conductores deciden alquilar sus vehículos cuando no los usen, disminuirá la congestión en las carreteras.

Está apuesta de Elon Musk podría cambiar el mundo tal y como lo entendemos ahora. Invidentes, discapacitados y gente con problemas de movilidad podrían desplazarse con un coche alquilado como cualquier otra persona.

Definitivamente, los atascos infinitos serán cosa del pasado. Ataros los cinturones porque la revolución del coche autónomo ya ha empezado.



ACCEDE AL CURSO: AQUÍ

Sigue a EmprendeAprendiendo en su Instagram de @emprendeaprendiendo

Datos curiosos sobre empresas y emprendedores en nuestro instagram de @emprendeaprendiendo

Más blogs AQUÍ