Steve Jobs fue un brillante emprendedor de la tecnología que cambió la forma en que los humanos de todo el planeta nos comunicamos. Productos como el Iphone, el Ipad o el Ipod son símbolos de un ideal detallista y una política de trabajo exigente, basada en la mejora permanente.

Quédate porque en este vídeo te contaremos la vida de este emprendedor y cómo de sus momentos más difíciles surgieron las grandes creaciones que prevalecen hasta nuestros días.

La infancia de Steve Jobs

Steven Paul Jobs nació en San Francisco en 1955. Sus padres lo dieron en adopción cuando Steve era un bebé, y fue adoptado por una familia de clase media: Paul y Clara Jobs.

Desde muy pequeño, sus padres notaron su enorme facilidad para aprender y una fuerte fascinación por la electrónica.

Paul era un mecánico apasionado y perfeccionista que trató de transmitirle a Steve su amor por la mecánica y los coches. Estas características fueron adoptadas por el joven Steve, y perdurarían para el resto de su vida.

Durante sus años en la escuela, Steve sufrió de acoso por parte de sus compañeros debido a su aspecto y a su perfil de “niño prodigio”.

Su inteligencia y su hambre voraz por aprender lo condujeron a saltarse un año en la escuela.

Sin embargo, cuando aún era muy joven, sus travesuras y mal comportamiento lo llevaron a ser expulsado del colegio a donde sus padres lo habían enviado con mucha ilusión.

Esta situación fue desgarradora para Steve, ya que le llevó a momentos de dura soledad y culpa por ver el gran esfuerzo que habían hecho sus padres.

Más tarde, cuando Steve tenía 12 años se unió a un club llamado “Club de exploradores de Hewlett-Packard”, que se dedicaba a dar charlas a los jóvenes para que conocieran los productos de la empresa.

Allí Steve pudo hablar con varios ingenieros y vio por primera vez un pequeño ordenador. Según sus propias palabras, quedó enamorado de la belleza de aquel aparato.

Más adelante, Steve acabó por hacer prácticas de verano en “Hewlett-Packard” y conoció a quien fue su mejor amigo y socio: Stephen Wozniak, un joven prodigio de la electrónica.

En 1972 Steve entró a la universidad donde se sintió poco atraído por las asignaturas que allí daban, aunque no fue así con las clases de caligrafía, que terminaron por cautivarlo.

La combinación de arte, diseño y sutileza que Steve experimentó en aquellas clases le servirían de inspiración en el futuro.

Para 1974 abandonó la universidad, ya que el coste era muy elevado, y al regresar a casa de sus padres comenzó a trabajar en “Atari”, una empresa que desarrollaba videojuegos.

Con el dinero ahorrado, Steve y su amigo Daniel Kottke organizaron un viaje a la India con la idea de encontrar su misión en el mundo.

Durante el viaje, la experiencia espiritual de Steve lo llevó a acoger hábitos como el vegetarianismo, la meditación e incluso a probar algunas drogas que luego acabó por dejar de lado.

Para Steve, esta experiencia expandió su estado de consciencia y le permitió ver “más allá” de las necesidades materiales de las personas.

Al regresar a los Estados Unidos, Steve aprendió mucho y ayudó a crear algunos juegos en “Atari”.

Sin embargo su aspecto desalineado y su estilo confrontador pronto lo llevaron a verse enfrentado con algunos de sus compañeros.

Para la misma época, Steve y Wozniak comenzaron a asistir a reuniones de un grupo llamado “Homebrew Computer Club” en Silicon Valley.

Allí, Woz le contó que estaba intentando construir un ordenador en su casa y esa idea atrajo la atención de Steve quien intentó sin éxito convencerle para comercializarlo.

¿Cómo creo su propia empresa?

Fue así que Steve, con la experiencia que adquirió trabajando en “Atari”, decidió irse de la compañía para perseguir su sueño de crear su propia empresa.

Entonces, en 1976, Steve, “Woz” y Ronald Wayne deciden fundar “Apple Computer”. 11 días después Ronald se saldría de la sociedad, quedando esta en manos de Steve y “Woz” en partes iguales.

Esta alianza terminó siendo muy potente para la compañía que estaba naciendo, ya que el ingenio y la influencia de Steve más los conocimientos de Woz llevaron a que los muchachos decidieran finalmente comercializar aquel primer ordenador.

Steve se encargaría del marketing y del contacto con los clientes y Woz se encargaría de diseñar los ordenadores.

Mientras la agitada vida de los jóvenes transitaba, Steve recibiría una noticia que lo dejaría perplejo.

Resultó que su novia Chrissann Brennan le confesó que estaba embarazada y que iban a ser padres. Sin embargo, Steve, ante esa situación, decidió abandonar a su novia y enfocarse en la empresa que acababa de crear.

Después de formar “Apple Computer” se instalaron en el garaje de los padres de Steve con la idea de fabricar en masa su primer producto: El ordenador que Woz creó en su casa y que fue bautizado como “Apple I”.

Para ello necesitaron la ayuda de sus familiares y amigos, quienes colaboraron con la parte contable, administrativa y ensamblando las primeras unidades.

El Apple I era muy rudimentario y se vendió a un precio de 666 dólares. Fue diseñado y fabricado íntegramente por Woz, quien ya se traía entre manos mejorar aquel producto y relanzarlo al mercado más perfeccionado.

Con el dinero que se embolsaron de las pocas ventas del Apple I, Steve y Woz decidieron buscar inversores que quisieran ayudar a su proyecto.

Tal es así, que Mike Markkula vio la fuerte convicción de los jóvenes y apostó por la visión de los emprendedores otorgándoles un crédito de 250 mil dólares y su conocimiento del mundo de los negocios.

A cambio, el grupo de adolescentes tuvo que establecerse como corporación y Mike debía recibir un tercio de la participación en la empresa.

En 1977, gracias a la ayuda de Mike, pudieron sacar al mercado el “Apple II”, una versión mejorada de su primer producto que terminó siendo un verdadero éxito.

Tras una impresionante lluvia de pedidos, Steve y Woz acabaron por convertirse en millonarios cuando la empresa salió a bolsa con un precio de 22 dólares por acción.

Después de un tiempo y con la empresa ya consolidada deciden crear el “Macintosh”. Esta unidad contaba con una interfaz gráfica de gran diseño y la introducción del “ratón” para señalar objetos.

Para desarrollar el software de aquel producto Steve contactó con otro prodigio de la electrónica: Bill Gates, que por aquel entonces ya tenía conformada Microsoft junto a Paul Allen.

Después de trabajar en conjunto, Steve se enfureció al enterarse de que Microsoft había sacado al mercado un nuevo sistema operativo de computadoras y culpó a Bill de haber clonado el sistema de Macintosh.

Para 1981, la competencia encabezada por IBM amenazaba a Apple y esto mantenía a Steve muy preocupado. Debido a eso, decidieron contratar a John Scully, el director de la multinacional de refrescos Pepsi-Cola.

Con la llegada de Scully los roces con Steve no tardaron en aparecer. Sus políticas de dirección chocaban con el estilo rebelde y perfeccionista que caracterizaba a Steve.

En 1985, tras haber visto los fracasos del “Apple III”, “Lisa” y el “Macintosh”, Scully decidió destituir a Steve acusándole por los fracasos de la compañía.

Para el mismo año “Woz” también abandonó Apple, después de ver como su relación con Steve se había desgastado.

Despedido de Apple...

Es así que Steve tuvo otro duro golpe: Fue despedido de la compañía que él mismo había creado y eso lo dejó totalmente abatido.

Sin embargo eso no lo detuvo, ya que tras abandonar Apple se dispuso a formar otra empresa de tecnología llamada “NeXT” con el dinero que había ganado tras la salida de Apple.

Un año más tarde, Steve compró “The Graphics Group” propiedad del productor George Lucas por 10 millones de dólares, que más tarde pasaría a llamarse “Pixar”.

Después de pasar varios años ampliando “NeXT” y “Pixar”, en 1995 la vida profesional de Steve volvería a revolucionarse.

Y es que la productora “Disney” contrató a “Pixar” para producir sus películas animadas, generando éxitos como “Toy Story” que lo llevaron a ganar un Oscar de la academia en 1995.

Un año más tarde, Apple Computer decidió comprar “NeXT” y esto hizo que Steve regresara a su antigua empresa que estaba atravesando graves problemas financieros.

Las cosas dieron un giro inesperado cuando Steve anunció su alianza con su antiguo competidor Bill Gates, quien invirtió 150 millones de dólares para sacar a Apple de aquella profunda crisis.

Tiempo después, Steve continuó impulsando productos decididamente innovadores, pero en 1997 fue diagnosticado con un cáncer que le llevó a delegar sus tareas en Apple.

A pesar de esto, Steve se mantuvo firme en sus convicciones por cambiar el mundo y mejorar la calidad de vida de las personas.

Ya adulto y lejos de los resentimientos, Steve conoció a su hermana biológica, a su madre y a su hija, adoptando el papel familiar importante de amor y guía que nunca debió abandonar.

Su estilo de vida natural y espiritual era contrario a toda medicina existente, por lo que no trató su enfermedad hasta que esta estuvo muy avanzada.

Con su creatividad intacta continuó trabajando en productos tan revolucionarios como el “Ipod”, el “Iphone” y el “Ipad” con tecnología multi-táctil.

Estas piezas artísticas de ingeniería han impactado la industria tecnológica y la de la música, como así también la forma de ver las comunicaciones en todo el mundo.

Hasta su fallecimiento en 2011, Steve hizo del mundo un lugar mejor y las personas que estuvieron a su lado así lo recuerdan.

Definitivamente, el “pensar diferente” no fue solo una pauta publicitaria, sino su forma de ver y vivir la vida.



CLASE GRATIS: Empezar a Emprender AQUÍ

Sigue a EmprendeAprendiendo en su Instagram de @emprendeaprendiendo

Datos curiosos sobre empresas y emprendedores en nuestro instagram de @emprendeaprendiendo

Más blogs AQUÍ