kk

¿Alguna vez te has preguntado qué se necesita para montar una academia online de éxito? En este post te vamos a enseñar las claves para que puedas vender tus propios cursos por internet, ¡vamos a por ello!

Piensa que en la época que vivimos existen muchas oportunidades para crear negocios. Hoy día es posible crear empresas a partir de tiendas online, agencias de marketing, o incluso vendiendo tus propios productos por internet.

La educación no escapa a esta tendencia, y es que cada vez más personas deciden formarse a través de una pantalla y con un profesor en el otro lado del mundo.

¿Cómo empezar a vender tus propios infoproductos?

Piensa que la información es una de las cosas más difíciles de vender si no se cuenta con experiencia previa, ni con los conocimientos suficientes. La vocación por enseñar es esencial en este tipo de negocios, y no vale solo con tener las habilidades sobre lo que se va a hablar.

Una de las cosas más interesantes de los cursos es la posibilidad de poder venderlos muchas veces, y una academia digital es un negocio que tiene un gran potencial de crecimiento. No hay límites físicos sobre quiénes nos pueden comprar los cursos, y casi todas las personas tienen hoy conexión a internet.

En un mundo tan cambiante y con la tecnología masificándolo todo se requiere que las personas aprendan rápidamente, y la educación online supera con creces al obsoleto sistema educativo.

Es por eso que actualmente se están poniendo de moda las formaciones en internet hechas por gente a la que le gusta enseñar, y que además usan formas de educar más rápidas y entretenidas. Cualquier persona con un ordenador y una cámara puede grabar vídeos, editarlos y subirlos a una plataforma para luego venderlos como un curso.

¿Quieres saber cómo sumarte a esta ola?

¿Qué plataforma elegir?

Lo primero que hemos de pensar una vez hayamos creado el curso de ese tema es dónde lo vamos a distribuir. Un buen producto se puede terminar difundiendo solo con el tiempo por recomendaciones de otra gente, pero sobre todo al principio será necesario hacer un buen marketing y la plataforma donde empecemos será determinante.

Existen plataformas como “Udemy” que hacen el marketing por nosotros y te permiten subir tu curso gratuitamente. Sin embargo, el problema de Udemy es que careces de control sobre tu infoproducto, ya que la plataforma decide cuánto lo enseña, a quién y hasta modifica tu precio.

Además, tu curso está compitiendo con otros de la misma temática que hay en la plataforma, y Udemy puede quedarse hasta con el 50% de las ganancias de tu curso. Este tipo de plataformas son apropiadas para ganar unos ingresos, pero no para montar un negocio rentable a largo plazo.

Por el contrario, plataformas como “Teachable” te permiten montar una academia casi sin restricciones y aquí nuestro control es mucho mayor. Requiere de una pequeña inversión al mes para utilizar su plataforma, pero a largo plazo es la mejor opción si sabes hacer un buen marketing por tu cuenta. Y te estarás preguntando, ¿cómo puedes hacer un buen marketing de tus cursos?

Una buena estrategia de marketing

Piensa que una persona a la que le aparezca algún anuncio tuyo no te conoce de nada. No sabe ni quién eres, ni si eres experto en la materia ni si puede confiar en ti. Antes de que compre tu curso necesitará saber qué puede esperarse, y para ello no hay nada mejor que el marketing de contenidos.

Fíjate en este tipo de marketing como un modelo “Freemium” en el que das una parte gratuita y luego otra de pago. Puedes tener tu academia de cursos de pago que sean la base de tu negocio, pero luego crees contenido de valor en redes sociales como YouTube para atraer personas, y demostrar que sabes del tema.

Esta estrategia se puede combinar con clases gratuitas o incluso webinars donde expliques conceptos más avanzados hasta terminar con la venta de tu curso, donde ofrezcas el contenido más potente. La gente habrá empezado a confiar más en ti, y te será mucho más fácil promocionar tu curso para que lo compren.

Un factor clave es romper las creencias limitantes de tus potenciales clientes y hacerles ver también que pueden lograrlo, que a ellos también les servirá tu infoproducto.

Si logramos vencer estas objeciones y convencerlos de la oportunidad, que están ante el producto adecuado, y que somos una autoridad en la materia, posicionaremos al cliente en el estado para que la compra sea más sencilla.

Todo esto compaginado con una buena estrategia de redes, con contenido potente y anuncios nos puede dar muchas más ventajas que subiendo un curso a una plataforma y nada más. Ahora bien, ¿qué hacemos si damos mucho contenido de valor gratis y no nos compran?

Y si no nos compran...

Es normal sentir miedo a que esto suceda. Pero si pensamos porque alguien compra nuestro infoproducto, nos damos cuenta de que no es solo por el contenido que brindamos, sino también por la practicidad con la cual lo exponemos y por los pasos organizados.

Al final, el infoproducto no es más que el vehículo donde les ofrecemos a las personas la oportunidad de que experimenten un valor realmente mayor por lo que han pagado. La forma en la que se transmita ese contenido es importante, y de ahí que tanto el contenido gratuito como el de pago puedan y deban coexistir.

Por otro lado, es importante que la gente se sienta implicada con lo que están haciendo. No solo por haber visto un vídeo con los pasos se va a tomar acción, sino que igual de importante es pertenecer a una comunidad de personas en el mismo camino y sentir como propio algo por lo que se ha pagado.

Es por eso que no debemos tener miedo de crear una estrategia de contenidos donde aportemos valor gratuito.

Y quizás te estés preguntando sobre el futuro de la educación tradicional si los infoproductos siguen creciendo. ¿Qué sucederá con las universidades y las carreras universitarias?

Pues resulta que cada vez más instituciones están transicionando hacia internet para ofrecer formación, ya sea a través de clases virtuales, webinars o incluso cursos en línea.

Instituciones como la Singularity University o la Universidad de Stanford además de contar con su canal de YouTube tienen sus propios podcasts con entrevistas. Cada vez más universidades están adoptando esta tendencia porque entienden la importancia de tener presencia digital, y es una ola que aún estás a tiempo de surfear.

Si no te crees experto en alguna materia o no te ves como profesor no te preocupes, puedes aliarte con personas apasionadas de la enseñanza de tu sector. Tú puedes tener los conocimientos de marketing y empresa que hagan crecer la academia, y traer profesores que enseñen los contenidos de esta.

Recuerda que lo más importante de estos proyectos es tener claro lo que quieres conseguir y ofrecer a las personas. Así, podrás crear una academia que enseñe a otros sobre los temas que te apasionan y ayudarles a mejorar sus vidas a través de la información.



CLASE GRATIS: Empezar a Emprender AQUÍ

Sigue a EmprendeAprendiendo en su Instagram de @emprendeaprendiendo

Datos curiosos sobre empresas y emprendedores en nuestro instagram de @emprendeaprendiendo

Más blogs AQUÍ