Existen historias de emprendedores que han marcado el rumbo de la humanidad. Ese es el caso de Microsoft y de uno de sus fundadores, Bill Gates. ¿Te gustaría saber cómo Bill Gates se ha convertido en uno de los hombres más ricos del mundo?

Quédate porque en este vídeo te revelaremos su historia, sus momentos más duros y cómo fue que se convirtió en uno de los protagonistas de la revolución de los ordenadores. ¡Vamos a por ello!

¿Cómo fue la infancia de Bill Gates?

Williams Henry Gates III nació en Seattle en 1955. Sus padres: un destacado abogado y una profesora pertenecían a familias adineradas y tenían una buena posición en la sociedad de Seattle.

Su madre Mary Maxwell tuvo una gran influencia en Bill desde que nació. Sin embargo, la determinación de Bill en volcarse en sus pasiones condujo a que la relación se volviera más distante con el pasar de los años.

Desde muy pequeño Bill se convirtió en un amante de la lectura, un prodigio de las matemáticas y un aficionado de juegos como el “Monopoli”.

Tanta fascinación tenía por los libros que a una corta edad ya había leído varias enciclopedias sin ayuda de nadie. Ese ambiente de aprendizaje y disciplina hizo que floreciera en él un fuerte impulso por superarse y de hacer las cosas mejor que lo demás.

Cuando Bill tenía 13 años fue enviado a la escuela elitista de Lakeside, la cual contaba con una de las primeras computadoras escolares. Allí Bill conoció al joven Paul Allen con quien conectó de inmediato, ya que ambos compartían su pasión por los ordenadores.

A pesar de ser dos años mayor que él, el estilo callado de Paul contrastó con el ruidoso estilo de Bill. Sin embargo, esta combinación extraña estaría destinada a dejar su huella en el mundo.

Paul y Bill vieron en aquella computadora escolar el potencial que había para cambiar la vida de las personas. Es así que en 1970, los jóvenes emprendedores tuvieron su primer negocio llamado “Traf-O-Data”.

Este programa informático consistía en monitorear el tránsito en Seattle y tras su venta los emprendedores se embolsaron 20 mil dólares cuando tan solo tenían 15 años.

En 1972 Bill pasó el verano trabajando para el senado gracias a los vínculos que tenían sus familiares y este contacto le resultaría muy útil en el futuro.

Al regresar a su casa Bill intentó convencer a Paul de las grandes posibilidades de formar un negocio, aunque los padres de Bill querían que el joven terminara el colegio. Después de un tiempo Bill asistió a la Universidad de Harvard, donde pensó en estudiar leyes como su padre pero terminó por descartar la idea, ya que esto no le gustaba.

Su verdadera pasión; los ordenadores

Así fue que se dedicó finalmente a su gran pasión: los ordenadores. Mientras Bill estudiaba en Harvard conoció a un muchacho llamado Steve Ballmer, quien se ganó su amistad y sería una pieza fundamental en los años venideros.

Un día, mientras estaba en la Universidad, Paul llamó a Bill para mostrarle el “Altair 8800” una maquina novedosa que terminó por cautivarlos.

De esta forma se dieron cuenta que había llegado la era de la computadora y vieron una gran oportunidad en el mercado.

Los fabricantes del “Altair” estaban buscando alguien que se encargara de fabricarles el software y entonces los jóvenes se ofrecieron para llevar adelante aquella tarea.

A raíz del éxito por aquel trabajo los emprendedores decidieron fundar “Microsoft” en 1975.

Más tarde, debido a la demanda de la nueva empresa, Bill decidió finalmente abandonar la Universidad para dedicarse de lleno a Microsoft. Esta situación hizo que Bill se enfrentara duramente a sus padres, quienes querían que el joven se graduara.

Sin embargo, Bill estaba seguro de que había tomado la decisión correcta e hizo caso a sus convicciones dedicándose de lleno a Microsoft. Años más tarde, en 1977, tuvo lugar un hecho curioso en la vida de Bill. Y ocurrió que fue detenido por la policía tras conducir sin registro a exceso de velocidad.

Esta situación volvió a repetirse tiempo después al conducir en estado de ebriedad. Pese a eso, estas circunstancias no hacían más que prepararlo para los duros años que se avecinaban.

El éxito de Microsoft

Conforme iban pasando los años, Bill y Paul habían hecho crecer la empresa al punto de llevarla a facturar 16 millones de dólares para 1980. Pero pesar de su corta edad y de haber ganado tanto dinero, Bill llevaba un estilo de vida austero.

Sus padres lo habían instruido con buenas enseñanzas respecto al valor del dinero y el trabajo, sin derrochar las ganancias que iba adquiriendo.

En 1981, Bill ayudado por su madre consiguió pactar una reunión con un directivo de “IBM”. Allí el joven logró colocar su sistema operativo “MS-DOS” en los ordenadores de IBM, aunque los derechos le pertenecían a Microsoft que se encargaba de venderlo.

IBM necesitaba ese sistema operativo para poder hacer frente a Steve Jobs que venía cosechando un éxito tras otro con Apple. Más tarde Bill y Paul se propusieron contratar a su antiguo compañero de universidad Steve Ballmer para ayudarlos con la administración de Microsoft.

Con el tiempo, Steve Ballmer se convirtió en un emblema de la empresa, inspirando a los trabajadores y gestando una política basada en la innovación y la adaptación continua. Al poco tiempo Microsoft fue contratada por Steve Jobs para crear el sistema operativo del “Macintosh” de Apple.

Con los conocimientos adquiridos durante esa experiencia Bill pudo desarrollar el sistema “Windows” y el “ratón” inspirados en el “Macintosh”. La situación generó la irritación de Steve Jobs quien demandó a Bill argumentando que este le había robado la idea.

Los tribunales terminaron fallando a favor de Bill que pudo demostrar que si bien había similitudes gráficas, cada función era diferente. Un tiempo después, en 1983 los jóvenes recibieron una noticia que los dejó estupefactos: Paul fue diagnosticado con un cáncer y tuvo que retirarse por un tiempo de la empresa.

El multimillonario más joven de la historia

En ese momento Bill asumió el papel de director de Microsoft convirtiéndose en el multimillonario más joven de la historia cuando la compañía salió a bolsa en 1986.

Años más tarde, Microsoft recibió otro duro golpe tras verse envuelto en un escándalo judicial en el cual se acusó a Bill de ejercer un monopolio y practicar una competencia desleal.

La empresa podría salir de esta incómoda situación al demostrar en la corte que esto no era como se exponía, pero Microsoft seguiría en el punto de mira por más tiempo.

Un día, mientras transcurría 1994 en una reunión de la empresa, Bill conoció a Melinda French, quien se convirtió en su esposa y compañera de proyectos.

En ella Bill encontró además de a la madre de sus hijos, a una apasionada y talentosa mujer con quien compartir su visión de mejorar el mundo. Aparte de ser un gran soporte para Bill tras la dolorosa pérdida de su propia madre a poco de casarse, Melinda trajo una gran tranquilidad a su vida.

Años más tarde, y tras varios éxitos, Bill decidió retirarse de Microsoft dejando el mando de la empresa en manos de Steve Ballmer. Después de delegar sus tareas en la empresa y junto a Melinda, decidieron articular sus fuerzas para ayudar a los demás. Es así como crearon la “Fundación Bill y Melinda Gates”, donde inspiran a las personas a cambiar el mundo, como lo han hecho ellos. A su causa además se ha unido, su gran amigo y filántropo millonario Warren Buffet.

Con él se comprometieron a través de la organización llamada “La promesa de dar” a donar la mayor parte de sus fortunas a la caridad cuando ellos murieran. Indudablemente la labor de Bill es noble, constructiva e inspiradora.

Según las propias palabras del empresario; su dinero no es suyo, sino que “le pertenece a la sociedad”. Bill Gates es un genio que cambió la tecnología para siempre y que comprendió el verdadero significado de la vida: ayudar a quienes más lo necesitan.



CLASE GRATIS: Empezar a Emprender AQUÍ

Sigue a EmprendeAprendiendo en su Instagram de @emprendeaprendiendo

Datos curiosos sobre empresas y emprendedores en nuestro instagram de @emprendeaprendiendo

Más blogs AQUÍ