¿Has utilizado alguna vez Photoshop o editado un PDF? La empresa Adobe en el pasado permitía comprar estos programas, pero a día de hoy solo podemos rentarlos.

¿Qué le pasó a esta compañía para poner un servicio de suscripción y por qué parece ser tan caro?

Adobe es una compañía multinacional de software, fundada por John Warnock y Charles Geschke en 1982. Es principalmente conocida por sus programas de edición de vídeo e imágenes, y está ayudando a millones de creadores de contenido.

Lo cierto es que Adobe no empezó con un modelo de suscripción en mente, sino con la venta de licencias de sus productos.

Su primera licencia sería un lenguaje de programación llamado PostScript, que comunicaba a ordenadores con impresoras y otros dispositivos. El propio Steve Jobs quiso comprar Adobe en sus inicios por este lenguaje, pero sus fundadores se negaron.

El trato acabó con la venta de una licencia de 5 años de PostScript a Jobs, y un porcentaje de las acciones de la compañía. Esto convertiría a Adobe en una de las primeras compañías rentables en su primer año de todo Sillicon Valley.

Desde entonces Adobe ha seguido creando nuevos programas de software, y ha estado comprando otras compañías para aumentar su línea de productos. Su modelo de negocio basado en la venta de licencias parecía estar funcionando bien.

¿Por qué decidió entonces cambiarse a las suscripciones?

Si analizamos más detenidamente la historia de Adobe, podemos ver dos grandes problemas que impulsaron esta decisión.

El primero tiene que ver con el auge de Internet, y es que Adobe con su modelo de negocio estaba perdiendo un gran número de potenciales clientes.

Todo el mundo tiene una chispa de creatividad, y cada vez son más las personas que ven en las redes sociales una oportunidad para grabarse, contar sus historias o subir sus diseños. E incluso una vía para empezar a dedicarse a ello a nivel profesional.

Sin embargo, el modelo de negocio de Adobe no se adaptaba a estas personas que querían empezar, ya que la compra de sus herramientas de software podía llegar a costar miles de dólares. Solo las empresas o profesionales con cierto recorrido podían permitírselas.

Y el segundo problema tenía que ver con los propios ingresos de Adobe. A pesar de que los ingenieros de la empresa estaban desarrollando productos todo el tiempo, estos tenían que esperar ciclos de 18 meses antes de ser lanzados al mercado.

El resultado era que la compañía veía picos de ingresos al inicio de estos ciclos, pero era difícil predecir la cantidad de dinero que obtendrían a mitad de ellos.

Estos factores contribuyeron a la decisión de Adobe de transformar su modelo de licencias a uno basado en la suscripción en la nube. Y este sería el inicio de la “Adobe Creative Cloud”.

Y aunque a día de hoy estemos tan acostumbrados a las suscripciones, tiempo atrás en 2012 era una jugada arriesgada. Adobe vio una reducción de sus ingresos en el corto plazo, y tuvo que enfrentarse a un sector de clientes descontentos por el cambio.

Sin embargo, Adobe supo atender a las preocupaciones de sus clientes y haría la transición poco a poco, ofreciendo la opción de suscripción y licencias por un tiempo.

En el largo plazo, Adobe aumentaría el número de personas que utilizaban su software, con unos ingresos recurrentes que no dejaban de crecer. Además, la compañía también conseguía luchar contra la piratería al hacer más accesibles sus programas.

Aun así, mucha gente ha criticado a Adobe por poner un precio tan alto a sus suscripciones.

Aun así, mucha gente ha criticado a Adobe por poner un precio tan alto a sus suscripciones.

En 2018, acceder a todas los programas de su Creative Cloud costaba más de 50$ al mes, mucho más caro que si lo comparamos por ejemplo con una suscripción a Netflix.

Pero a diferencia de Netflix, los servicios de Adobe están pensados para personas que quieren ganarse la vida utilizándolos. Estas herramientas están diseñadas para aumentar la productividad de profesionales, que podrán afrontar la suscripción con la calidad de su trabajo.

Y Adobe también tiene descuentos muy buenos para estudiantes, que pueden empezar a utilizar su software a un precio rebajado. Los jóvenes suelen tener un menor poder adquisitivo, pero Adobe sabe que serán sus potenciales clientes en el futuro, y por ello quiere que utilicen su software.

Con todo esto, Adobe consigue tener una base de clientes que va desde grandes multinacionales e industrias del cine, a freelancers y estudiantes universitarios. Y con un precio adaptado a cada uno de ellos.

Por otro lado, Adobe no solo tiene programas creativos, sino que ha creado herramientas dedicadas al marketing y el análisis de datos.

La creación de contenido es solo el primer paso de la estrategia de muchos negocios digitales, y Adobe quiere jugar un papel en el análisis y la optimización que viene después.

De hecho, Adobe es una empresa que sigue innovando y lanzando nuevos programas para sus clientes. La empresa está apostando fuerte por el vídeo, y confía que será el formato en el que cada vez más personas suban su contenido.

Además, Adobe lleva más de 10 años colaborando con empresas como Nvidia, y juntos están trabajando en desarrollar inteligencias artificiales. La compañía lleva ya un tiempo probando a Adobe Sensei, una inteligencia artificial con una capacidad de analizar datos enorme, y que está complementando a sus herramientas.

Sin lugar a dudas, Adobe es una empresa que no ha parado de innovar, y está haciéndoles la vida más fácil a los creadores de contenido. Con su modelo de suscripciones ha llegado a muchas personas diferentes, y gracias a ello está creciendo con más solidez que nunca.

Lecciones principales:

Toma riesgos para mejorar : Adobe había detectado problemas con su modelo de licencias, sin embargo, cambiar a un modelo de suscripción por aquel entonces implicaba sus riesgos. A corto plazo tuvieron dificultades, pero sabían que era una buena decisión para el futuro.

No tengas miedo de poner un precio elevado : Adobe ha recibido muchas críticas por el precio de sus suscripciones, pero sus productos tienen mucho valor, y la gente a la que se dirige puede pagarlo. Además, está adquiriendo también gente joven con rebajas en sus productos para acostumbrarla y que sigan con Adobe en el futuro.

Soluciona otras necesidades de tus clientes: Adobe no solo tiene herramientas para crear contenido, sino que se ha dado cuenta del proceso de análisis de datos y optimización que hay después, y está ayudando también a sus clientes con ello.


Empieza Tu Negocio Digital AQUÍ

Sigue a Euge en su Instagram de @euge.oller

Datos curiosos sobre empresas y emprendedores en nuestro instagram de @emprendeaprendiendo

Más blogs AQUÍ