Entre los negocios no hay competencia más dura como en la comida rápida, y la guerra de las pizzas no ha parado de crecer.

Domino´s, Pizza Hut y Little Caesars son tres empresas que se fundaron casi al mismo tiempo, pero tomaron caminos muy diferentes en sus negocios. En este blog vamos a ver qué está sucediendo en esta guerra y por qué Little Caesars la está ganando. ¡Vamos allá!

El primer caso que vamos a ver es el de Domino´s, la cadena de pizzas más grande por sus ingresos.

Domino´s fue fundada en 1960 bajo el nombre de “Dominik´s Pizza”, siendo adquirida más tarde por los hermanos Monaghan. Curiosamente, el anterior dueño del negocio les prohibió a los chicos seguir usando su nombre en los locales, y gracias a la idea de un empleado lo cambiaron al famoso “Domino´s Pizza”.

Desde el principio, Domino´s ha sido una franquicia de pizzas especializada en la comida a domicilio. Su modelo de negocio siempre ha apostado por hacer más eficiente y rápido este reparto, consciente de lo que valoran sus clientes comer en la comodidad de sus casas.

Esto se ve claramente con una de sus políticas más famosas, en la que se comprometen a traer tu pizza en menos de 30 minutos. En caso contrario, la empresa se responsabiliza de rebajar el precio drásticamente, o incluso a dártela completamente gratis por las molestias.

Como te imaginarás, este modelo de negocio tan centrado en el reparto le ha traído un gran éxito a Domino´s en una época como en la que nos encontramos ahora. Sin embargo, no siempre le ha funcionado.

Un caso curioso es el de China, en el que Domino´s trató de implementar este servicio de reparto. Aunque en la mayoría de países funcionara bien, China era la excepción que confirmaba la regla, y es que el enorme tráfico de muchas zonas imposibilitaban los repartos a tiempo.

Además, Domino´s no entendió la cultura China ni su costumbre de comer con tenedor y cuchillo, ya que el gran tamaño de sus pizzas hacía poco práctico el uso de utensilios.

Pero a pesar de fracasos como los de China, Domino´s ha sido una empresa con una gran capacidad de adaptarse a los problemas, y prueba de ello es su marketing.

Allá por 2009, una encuesta hecha en Estados Unidos puntuó a Domino´s como la cadena que peor estaba en el sabor de sus pizzas. En vez de ignorarla, la empresa hizo un anuncio original en el que aparecían clientes criticando sus propias pizzas, mientras al mismo tiempo se mostraban a los chefs preparando una nueva.

Esta nueva receta sería lanzada un mes después, y durante el año siguiente todas las ventas de Domino´s se dispararon.

A la gente le gustaba este marketing real que no solo contara lo bueno de una empresa, así que Domino´s volvió a repetir su fórmula en 2011. Y en esta ocasión con una valla publicitaria en la que aparecían comentarios buenos, neutros y malos de sus consumidores.

Desde esta estrategia Domino´s no ha parado de crecer, llegando en 2018 a ingresar 3400 millones de $ y sobrepasando a Pizza Hut el año anterior.

La empresa ha tenido algunos fallos como el que ocurrió en China, o como cuando regaló sin darse cuenta 11 000 pizzas por un error en su página web. Sin embargo, ahora Domino´s está a la cabeza de la guerra de las pizzas… o eso es lo que parece.

Vamos ahora con Pizza Hut, fundada en 1958 también por dos hermanos.

Si Domino´s es la cadena de pizzas más grande por ingresos, Pizza Hut es la líder en el número de tiendas, llegando a superar los 18 000 locales en todo el mundo.

Sin embargo, el modelo de negocio de Pizza Hut empezó centrándose en los restaurantes familiares, donde la gente podía pedir comida italiana. Poco a poco empezaron a desarrollar también lugares de comida para llevar, y también híbridos entre ambos modelos.

Algo que ha caracterizado también a Pizza Hut ha sido su propuesta de buffet libre, en el que tras pagar una cantidad de dinero podías comer todo lo que quisieras. Los restaurantes de Pizza Hut se llenaban de familias y reuniones de amigos hambrientos y deseosos de probar su comida, y la empresa empezó a crecer muchísimo.

Al igual que Domino´s, Pizza Hut también quiso introducirse en China, pero en su caso todo fue mucho mejor.

Su modelo de negocio encajaba muy bien con cómo la gente de China solía comer tradicionalmente, y sus restaurantes tenían un menú expandido con sus gustos. Además, los locales solían estar construidos con una atmósfera elegante reflejando la cultura china, y por supuesto no podían faltar los tenedores y cuchillos.

Y al igual que su competidor más grande, Pizza Hut también ha destacado por su marketing. Si vuelves a ver la segunda parte de Regreso al futuro, quizás el envoltorio de la pizza hidratada te resulte extrañamente familiar. Y si tienes como hobby ver anuncios de los 90, puede que Donald Trump te sorprenda comiendo pizza.

Sin embargo, ya hemos dicho que Pizza Hut perdió en 2017 su puesto de líder ante Domino´s. Y lo más curioso es que estas dos empresas que empezaron con modelos de negocios tan diferentes ahora son casi idénticas.

Pizza Hut no solo se ha limitado al negocio de restaurantes, sino que desde hace tiempo lleva repartiendo comida a domicilio. Por su parte Domino´s también empezó a abrir restaurantes, y a copiar el modelo de buffet libre que Pizza Hut tenía.

La situación actual es que ninguno quiere abandonar estas áreas tan lucrativas de su negocio, y llevan años tratando de diferenciarse como pueden. Pizza Hut lo hace con novedades como enviar comida al espacio, y Domino´s invirtiendo en repartos de pizza que usan drones y vehículos autónomos. Pero sus modelos siguen siendo iguales.

A estas alturas ya sabrás que ahora viene el turno de Little Caesars, y que probablemente vaya a traer algo completamente diferente. No te equivocas.

Little Caesars fue fundado en 1959 esta vez no por hermanos, sino por la pareja Ilitch. Es la tercera cadena más importante de pizzas de Estados Unidos por detrás de Domino´s y Pizza Hut, pero es la que ha tenido el crecimiento más grande en la última década.

Para que te hagas una idea de su tamaño, Little Caesars completó en 1998 el mayor pedido nunca antes visto de pizza de la historia, produciendo 13 386 pizzas para una famosa corporación estadounidense.

Además, la empresa también ha destacado por su marketing peculiar, con anuncios graciosos y animados que atrajeron mucho a la gente. Pero lo que más llamó la atención fue sin duda su famoso eslogan “Pizza! Pizza!”, en el que prometían vender 2 pizzas al precio de una sola de su competencia.

¿Cómo diantres conseguía Little Caesars lanzar esas promociones sin entrar en bancarrota? La repuesta está en su modelo de negocio.

Cuando Domino´s y Pizza Hut han querido acaparar todas las áreas de negocio posibles, Little Caesars solo se ha centrado en la comida para llevar. Esto obviamente hace que la empresa gane menos ingresos, pero que también reduzca drásticamente sus gastos.

Para que te hagas una idea, los menús que ofrece por ejemplo Domino´s están llenos de variedad, y de opciones para todos los gustos de sus clientes. En cambio los menús de Little Caesars son mucho más limitados y simples, pero esta escasez de opciones le trae muchas ventajas.

La primera ventaja es que este modelo le permite a Little Caesars poner mejores precios que su competencia, gracias a todos los costes que se ahorra.

Al tener tan poca variedad de ingredientes pero tanta demanda, Little Caesars puede pedir muchísimos suministros de golpe, y beneficiarse de las economías de escala. La empresa puede negociar mejores precios con sus proveedores gracias a la cantidad del pedido, y saber con seguridad que podrá gastarlos aún frescos.

Al mismo tiempo, el almacén de sus ingredientes puede ser más reducido y simple, que sumado al hecho de que la mayoría de Little Caesars no tienen mesas para comer allí, hace que sus locales sean mucho más pequeños. Y como te imaginarás, un local más pequeño supone menor coste de la renta a final de mes.

Pero existe otra gran ventaja de tener un menú tan limitado, y es que Little Caesars puede predecir exactamente qué van a pedir sus clientes. Y con ello, se cargan los tiempos de espera.

La mayor propuesta de valor que Little Caesars ofrece a sus clientes es que pueden llegar al local, pedir, y automáticamente llevarse una pizza caliente. Las personas ya no tienen que esperar los típicos 10 o 15 minutos haciendo cola ni llamar por adelantado, sino que en cuanto tienen hambre pueden comer al instante.

Para ofrecer esto Little Caesars prepara grandes cantidades de pizzas por adelantado que va almacenando en un horno, y conforme la gente va pidiendo sigue preparando más. Al tener un menú tan limitado pueden predecir con precisión cuántas pizzas de cada tipo hacer, y asegurarse de que las venden todas.

Lo mejor de este modelo es que continuamente va recogiendo datos de la demanda en horas punta, y consigue ajustarse según las pizzas que queden sin vender. Little Caesars no está pendiente en invertir dinero en servicios de reparto ni restaurantes, sino que deja que la gente venga a ellos mientras se mejoran a sí mismos.

Y es que la guerra de las pizzas está lejos de estar acabada, y Little Caesars está pegando fuerte. Quién sabe si conseguirá adelantar a Pizza Hut y arrebatarle el liderazgo a Domino´s, pero si hay algo está claro es que no dejará de competir por el puesto.


Lecciones principales:

Lección de Domino´s: Menciona lo malo en tu marketing: Cuando Domino´s vio que la gente estaba hablando mal de sus pizzas no solo les hizo caso mejorándolas, sino que utilizó las críticas a su favor en un marketing más real. En la era de Internet la gente puede buscar al instante opiniones negativas sobre nosotros, qué mejor entonces ser quienes se las demos comunicándolas de forma que nos beneficien.

Lección de Pizza Hut: Adapta tu modelo a la cultura de la gente. En contraste con el fracaso de Domino´s, Pizza Hut supo adaptar muy bien su modelo a la gente de China, con restaurantes y utensilios acorde con la cultura. Las economías de campo juegan un papel clave a la hora de expandirnos, y el lenguaje y los valores culturales pueden suponer una barrera importante si no los aproximamos bien.

Lección de Little Caesars: Los ingresos no son lo mismo que el beneficio. Little Caesars puede no estar generando tantos ingresos como Domino´s o Pizza Hut, pero lo compensa con una estructura de costes mucho menor. Da igual los ingresos y las ventas que tengamos si es a costa de gastar mucho más, el beneficio es lo que nos permitirá aguantar el negocio y seguir creciendo.



Empieza Tu Negocio Digital AQUÍ

Sigue a Euge en su Instagram de @euge.oller

Datos curiosos sobre empresas y emprendedores en nuestro instagram de @emprendeaprendiendo

Más blogs AQUÍ