¿Te acuerdas de las muñecas Barbie? Estos juguetes han llegado a las manos de niñas de todo el planeta, pero ahora tienen graves problemas. Las ventas de Barbie llevan años cayendo en picado, y la famosa muñeca se enfrenta al olvido.

¿Es este el final de Barbie o aún le queda una oportunidad para salvarse?

Barbie es una marca de muñecas creada por Ruth Handler en 1959, gracias a la cual despegaría su empresa Mattel. Desde sus inicios la marca se convirtió en un icono para la industria de los juguetes, que aunque a duras penas, sigue persistiendo a día de hoy.

Un día Ruth estaba observando a su hija jugar con sus muñecas de papel, a la cual le gustaba darles roles de adultos. Por aquel entonces, los juguetes y muñecos solo representaban a niños, y Ruth se dio cuenta de un posible hueco en el mercado.

Poco después de este suceso, Ruth viajaría a Alemania con su familia, y descubriría una muñeca que cumplía con lo que tenía en mente. Inspirándose en ella, Ruth volvería a Estados Unidos para lanzar Barbie, que sería un éxito rotundo.

La Muñeca Barbie

Barbie fue una muñeca que revolucionó los juguetes de aquel entonces. Era una chica con apariencia de adulto, trabajadora e independiente, que sabía lo que quería y no necesitaba a los hombres para conseguirlo.

Barbie supondría un icono que empoderaría a las mujeres para conseguir lo que se propusieran, haciendo que muchas madres y niñas pequeñas de la época se identificaran con ella.

Pero Barbie también transformó el negocio de los juguetes, convirtiéndose en el vehículo para vender productos relacionados. Las muñecas serían el primer paso del modelo de negocio, a la cual le seguirían accesorios que complementarían a Barbie, compañeros de la muñeca, ropa y una gran línea de merchandising.

Con el paso de los años Barbie también se expandiría al mundo de la animación, la música e incluso los videojuegos, y toda esta exposición a su vez alimentaría las ventas de la muñeca.

Y si a esto añadimos que Barbie fue uno de los primeros juguetes en tener un marketing basado en televisión, su éxito parecía imparable.

Pero el tiempo siguió pasando, y el mundo fue evolucionando. La sociedad poco a poco iba cambiando su mentalidad con relación a la mujer, mientras Barbie parecía anclada en el pasado.

Durante las décadas que siguieron al inicio de la marca, Barbie se enfrentó a muchas controversias. Cada vez había más críticos acusando a la muñeca de fomentar cuerpos imposibles de alcanzar, y de lanzar mensajes que dañaban la autoestima de las niñas.

Estas críticas no afectaron demasiado a las ventas de Mattel, que por varios años siguieron creciendo. Pero en 2014 las cosas se torcerían para la empresa, y sus ventas empezarían a caer en picado.

La Industria de los juguetes

Tenemos que entender que la industria de juguetes es bastante especial, ya que se dirige a dos públicos diferentes.

Por un lado, tenemos a los niños, a quienes las marcas intentan despertar el interés con juguetes atrayentes. Pero por otro lado también nos encontramos con los padres, que tienen que ver apropiados esos juguetes y pagar por ellos.

Y desafortunadamente, Barbie ha ido perdido a los dos con el paso del tiempo.

En cuanto a los niños, Barbie se ha enfrentado a una gran competencia de fabricantes en las últimas décadas. Al comienzo del milenio, Barbie empezó a perder el interés de muchas niñas cuando se lanzaron las Bratz, y después fue Disney con princesas como las de Frozen la que la eclipsaron.

La principal razón de ello es que Barbie no tenía una historia potente que la respaldase como lo hacían los personajes de Disney. En muchas ocasiones es la industria del entretenimiento la que impulsa las ventas de juguetes, despertando el interés de los niños con grandes películas. Barbie sin embargo, carecía de este impulso.

Pero Barbie también se enfrentaba a una generación de niños con intereses muy diferentes a la anterior. En vez de jugar con simples muñecos, los niños se estaban moviendo a juguetes interactivos, los videojuegos e internet.

El gran cambio de Barbie

Barbie seguía centrando su marketing en una televisión que cada vez menos niños veían, ya que estos se estaban moviendo a plataformas como YouTube o Netflix. Y en el caso de que vieran a Barbie en ellas, no la asociaban con un producto que pudieran comprar.

Pasando al lado de los padres, Barbie se ha visto tumbada por las críticas que llevaba años recibiendo, amplificadas por las redes sociales. Muchos padres se han empezado a preocupar de que Barbie no lance los mensajes apropiados para sus hijas, y han dejado de comprarlas.

En concreto, los padres han visto que las muñecas podían dañar la autoestima de sus hijas. Esto se debía por una parte a la imagen corporal que muchas muñecas transmitían, así como a la superficialidad y dependencia que Barbie mostraba. Valores que parecían opuestos a aquellos que la habían visto nacer.

Mattel sabía que tenía que reaccionar en algún momento si quería sobrevivir, ya que las ventas de Barbie no se recuperaban. La empresa se enfrentaba al dilema de saber a quiénes debía escuchar y a quiénes no, pero al final se dio cuenta de que Barbie necesitaba un gran cambio.

No es sorpresa que poco después de su caída Mattel lanzara su línea de “Barbies fashionistas”, en las que las muñecas aparecían con diferentes tallas corporales. Sin embargo, este intento de fomentar la inclusividad llegaba un poco tarde, ya que varias marcas independientes lo habían hecho antes.

En 2015, Mattel realizaría otro intento con “Hello Barbie”, una muñeca que conectada a Internet funcionaba como asistente personal. Su idea era que los niños pudieran hablar y aprender con ella, despertando su interés y contentando a los padres.

Sin embargo, “Hello Barbie” vino con varios defectos de fábrica que hicieron que mucha gente la devolviera. Además, había muchos padres temiendo que la muñeca presentara fallos de seguridad, y fuera posible robar las conversaciones que Barbie escuchaba en su casa.

Y a pesar de estos intentos frustrados, Mattel sigue intentando todavía revivir a Barbie.

Para Ruth, su creadora, Barbie era más que una muñeca. Barbie tenía como objetivo inspirar y empoderar a las jóvenes, hacer que no tuvieran miedo de expresarse y que explorasen su individualidad. Mattel sabía que tenía que recuperar esa visión de su creadora, y amoldarla a los tiempos modernos en los que se encuentra ahora.

Muchas madres sienten nostalgia de las muñecas con las que han jugado de pequeñas, y en el fondo les gustaría que sus hijas también lo hicieran. Es el mensaje que transmitía Barbie el que generaba el conflicto con ellas, y por ello la empresa lo está cambiando.

Barbie también se está adaptando a la nueva forma en la que los niños están creciendo, dirigiéndose hacia el contenido digital con historias más realistas. La marca ya ha estado creando asociaciones con Netflix para transmitir su contenido, y también con Amazon, que además apoyará la venta de sus muñecas.

En las redes sociales, Barbie también ha creado una fuerte estrategia. En su canal de YouTube la marca sube vlogs y cortos que atraen a los niños, y en Facebook anuncios y eventos dirigidos a adultos. Además, Barbie también está utilizando Instagram para ganar presencia, donde sube diseños de ropa y viajes, dirigidos a los millennials.

Lo cierto es que Barbie fue un icono de la industria de los juguetes, pero en los últimos años hemos visto como ha caído en picado. La marca lleva varios intentos fallidos para volver a lo que había sido, pero parece que alguno está funcionando.

Quién sabe si Barbie conseguirá recuperarse o si este será su final. Pero puede que si sobrevive, vuelva a inspirar a tantas niñas como su creadora imaginaba con su sueño.

Lecciones principales:

Crea productos relacionados : Gran parte de las ventas de Barbie venían con los complementos y extras asociados a la muñeca, que una vez comprada podían combinar como quisieran. Barbie era una marca que iba más allá de una simple muñeca

Adáptate a los nuevos tiempos : Barbie perdió su liderazgo en el mercado de los juguetes al dejar que su competencia se modernizara antes, y al perder la conexión con los niños y padres que había tenido. Adaptarse es fundamental para sobrevivir.

Persevera en tus intentos : si sabes que tus acciones son las acertadas, sigue intentándolo. Desde hace unos años, Barbie ha tratado de recuperarse de varias formas, fallando en algunas, pero recientemente algunos intentos parecen estar funcionando.


Empieza Tu Negocio Digital AQUÍ

Sigue a Euge en su Instagram de @euge.oller

Datos curiosos sobre empresas y emprendedores en nuestro instagram de @emprendeaprendiendo

Más blogs AQUÍ