Todos nos estamos recuperando aún del final de Juego de Tronos, pero hay una empresa en particular al que su fin
le ha sentado peor que nadie.

En un momento en que la competencia con Netflix es más dura que nunca y nuevos rivales como Disney se suman al carro,HBO se ha quedado sin una de sus series más potentes, y parece tener un duro futuro por delante.

¿Podría el final de Juego de Tronos suponer también el fin de HBO?

Charles Dolan era un empresario de la industria del cine que llevaba tiempo con una idea de negocio en la cabeza. Charles veía como la rudimentaria televisión de los años 60 tenía constantes problemas para captar la señal, y que un sistema por cable bajo tierra sería mucho más eficiente.

De esta forma, ni los altos edificios de ciudades como Nueva York ni el mal tiempo serían un problema a la hora de retransmitir los programas, y en 1965 empezó a construirlo.

Sin embargo, Charles pronto se dio cuenta de lo complejo que iba a resultar este proyecto. Tras 6 años expandiendo el cable bajo tierra Charles apenas había llegado a 400 suscriptores, y el elevado coste del sistema hacía que no parara de perder dinero.

El inicio de HBO

Fue entonces cuando el empresario pensó en hacer un híbrido entre un sistema de antenas y el cable, incluyendo más tarde la novedosa retransmisión por satélite. Así, las antenas y los satélites podrían servirle para transmitir la señal a larga distancia, y utilizar entonces el sistema de cable dentro del área de cada ciudad.

Sin embargo, Charles ya había invertido una gran cantidad de dinero en el proyecto, y tampoco tenía la seguridad de que su nueva idea fuera a funcionar. En vez de volverse a tirar de cabeza al vacío, Charles se aliaría con Time-Life, una creadora de productos de música y vídeo que le ayudaría a validar su idea de negocio.

Time-Life contaba con una gran base de datos de clientes anteriores, lo que le permitió enviar cientos de cartas preguntando si estarían dispuestos a suscribirse a un servicio de televisión de pago. Sorprendentemente para Charles y su aliado, más del 90% de personas se opusieron a la idea.

Haciendo algunos cambios, Time-Life envió una segunda encuesta en la que esta vez ofrecía un mes de prueba gratuito y con reembolso en la instalación, y en esta ocasión la mitad se vieron interesados. Esto era todo lo que necesitaban para invertir en su servicio de televisión por cable, llamándolo Home Box Office o también conocido por sus siglas como HBO.

HBO empezó sus emisiones en 1972 retransmitiendo películas y eventos deportivos, con una pequeña base de suscriptores al principio. El servicio continuó teniendo pérdidas durante sus dos primeros años, pero Time-Life sabía que estaba ante algo grande y acabó adquiriendo la empresa de Charles.

Para 1975 HBO ya había alcanzado los 100 000 suscriptores, y el proyecto por fin empezaba a dar beneficios.

Poco a poco el servicio de televisión se fue expandiendo por todo Estados Unidos, hasta el punto en que contribuyó a que Time-Life y Warner Communications se fusionaran en 1990, resultando en el gigante del entretenimiento Time Warner.

Sin embargo, ya en esa época existían muchas cadenas de televisión con shows muy exitosos...

¿Cómo consiguió HBO destacarse de su competencia?

La clave del éxito de HBO se encontraba precisamente en ser un servicio de pago, lo que permitía quitar los anuncios típicos que vemos en otras cadenas de televisión. Esto hacía que la gente percibiera esta cadena como un servicio de mayor calidad, además de agradecer recomendaciones de sus propios programas o adelantos de los mismos.

Por otro lado, al no tener anuncios de terceros HBO se liberaba de presiones en cuanto a qué tipo de contenidos mostraba en sus programas. Esto permitía que HBO pudiera enseñar secuencias que no estarían permitidas en otras cadenas como escenas de violencia, desnudos o incluso sexo, y si no que se lo digan a Juego de Tronos.

Y a parte de su propio servicio de pago, HBO también tiene asociaciones con otras cadenas para que emitan sus programas, lo cual le permite llegar a más gente, incluso fuera de Estados Unidos. Esto, junto a sus retransmisiones deportivas, la venta de merchandising de sus programas y la suscripción principal, hacían que HBO tuviera un modelo de negocio muy diversificado.

De hecho, en 2001 HBO lanzó el primer servicio de suscripción de vídeo en streaming, ¡6 años antes que Netflix ! Esto permitía a los espectadores elegir qué programa ver en cualquier momento, en vez de tener que ajustarse al horario en el que eran lanzados y reduciendo así el número de gente que se daba de baja.

Pero como te podrás imaginar, había una pequeña gran diferencia con el futuro servicio que lanzaría Netflix.

La aparición de Netflix

Cuando Netflix empezó su servicio en streaming allá por 2007, lo hizo directamente en Internet, desde una página a la que cualquier persona podía suscribirse. Sin embargo, el servicio que en 2001 ofrecía HBO solo estaba disponible para sus suscriptores de televisión por cable, lo que limitaba mucho el número de personas al que llegaba.

Además, Netflix empezó de lleno su servicio ofreciendo todas las series y películas que pudiera en su plataforma para que sus suscriptores no se quedasen sin opciones. En cambio, el servicio en streaming de HBO contaba prácticamente solo con sus propios programas, mucho más limitado que su futuro rival.

Y es que no fue hasta 2015 cuando la cadena lanzó “HBO Now” su servicio en streaming online para poder competir con Netflix. Y como supondrás, Netflix ya llevaba una enorme ventaja para entonces.

El modelo de negocio de HBO comparado con el de Netflix

Con todo lo que llevamos visto hasta ahora te habrás dado cuenta de que los modelos de negocio de Netflix y HBO son diferentes.

Netflix lleva desde hace más de una década centrándose en el grupo de personas que quiere ver series y películas en streaming por Internet, mientras que HBO abarca un mercado mucho más amplio, no solo el de Netflix.

Para principios de 2019, el servicio de HBO Now variaba entre los 6 y 12 millones de suscriptores, dependiendo de si nos encontrábamos en mitad de una temporada de Juego de Tronos.

Esto no parece nada comparado con los casi 150 millones de suscriptores que tiene Netflix, pero es que los suscriptores completos contando la televisión por cable de HBO igualan a los de Netflix.

HBO tiene un modelo de negocio muy diversificado, y va a poder seguir sobreviviendo sin Juego de Tronos. Sin embargo, sabe que el futuro de la industria del entretenimiento está en el streaming online, de ahí que esté dedicando tantos esfuerzos en crear nuevo contenido original para vallar su negocio.

HBO lo va a tener duro con competidores tan grandes como Netflix, e incluso otros jugadores como Amazon o Disney, que poco a poco empiezan a suponer una amenaza.

Sin embargo, estas plataformas saben que los verdaderos competidores no son ellos mismos, sino otros servicios de entretenimiento mucho más grandes. HBO es consciente de que gigantes como YouTube o incluso videojuegos como Fortnite acaparan el tiempo de la gente, y hacen que su atención no esté en su plataforma.

Quién sabe si HBO podrá prosperar ante este panorama, pero al menos su modelo de negocio tan diversificado le permitirá sobrevivir sin su producto estrella. La guerra de los servicios en streaming ha comenzado, y solo el tiempo dirá quién será el ganador.


Lecciones principales:

Valida tu idea de negocio: Antes de montar todo el sistema Time-Life les preguntó a sus clientes si estarían dispuestos a pagar por un servicio de televisión, y no fue hasta varios ajustes en su idea que suficientes personas la aceptaron. Antes de invertir enormes cantidades de dinero en nuestra idea sin saber si va a funcionar, es muy recomendable contar con datos fiables sobre si las personas la comprarán.

Crea un océano azul: La industria de la televisión estaba muy competida en los años 70, pero HBO con su servicio de pago consiguió eliminar los anuncios que tanto molestaban a la gente, e incluir escenas de más violencia y sexo que otras cadenas no hacían. Ya sea eliminando o incluyendo algo como hizo HBO, o a través de reducir o incrementar lo de otras propuestas de valor, podríamos librarnos de la competencia.

Un producto no es una empresa: HBO va a poder sobrevivir sin Juego de Tronos ya que cuenta con otras series exitosas y muchas fuentes de ingresos a parte de su servicio online en streaming. Si ponemos todos los huevos en la cesta de un solo producto nos arriesgamos a que cuando deje de tener éxito nuestra empresa se caiga, pero esto es algo que HBO ha evitado con su modelo de negocio.


Aprende de las mejores mentes emprendedoras en los Audios de Mentalidad de Emprendedor. Haz click Aquí para acceder al curso.

Sigue a Euge en su Instagram de @euge.oller

Datos curiosos sobre empresas y emprendedores en nuestro instagram de @emprendeaprendiendo

Más blogs AQUÍ