Emprendimiento

Aprende cómo se originó la crisis mundial de 2008 para evitar la siguiente | Caso Lehman Brothers

Por enero 26, 2020 marzo 10th, 2021 No Hay Comentarios

¿Te suena el año 2008? Esta fecha marca el comienzo de la crisis financiera más grande del mundo desde la Gran Depresión, y Lehman Brothers fue uno de sus mayores responsables.

Ese mismo año, Lehman Brothers se declaraba en quiebra haciendo temblar a los mercados de todo el mundo, ¿pero cómo llegó el banco hasta este punto y por qué importó tanto para la crisis?

Así empezó todo

Todo comienza a mitad del siglo XIX, en el que unos inmigrantes alemanes llegan a Estados Unidos. Henry Lehman y sus hermanos buscaban nuevas oportunidades en el país, y fundarían su firma en 1850.

Por extraño que parezca, Lehman Brothers no se dedicaba al principio a los servicios financieros, sino a la venta de productos disecados.

Los hermanos tenían una tienda donde vendían alimentos, algodón y café, y no sería hasta décadas más tarde cuando comenzarían la compraventa de estas materias en el mercado de commodities, empezando a introducirse en el mundo financiero.

Fue entonces al principio del siglo XX cuando se aliaron con Goldman Sasch para aumentar su presencia financiera, convirtiéndose progresivamente en un banco.  Lehman Brothers estaba dejando poco a poco el mercado de commodities para ayudar a compañías a salir a bolsa o adquirir otras empresas, y unos años después ya se había convertido en un banco reconocido.

Sin embargo, los problemas para Lehman Brothers no tardarían en llegar.

Resulta que en 1969, el CEO de por aquel entonces, Robert Lehman, muere sin descendencia. Robert no había dejado un sucesor claro para el banco antes de su muerte, y había dejado un vacío de poder que causó caos en la compañía.

No fue hasta 4 años más tarde que Pete Peterson entró para liderar el banco, organizando el descontrol que había por entonces. Peterson adquirió a otras firmas para hacer crecer la empresa, y separó a los distintos departamentos de la compañía para que se enfocaran en sus actividades.

Bajo su mandato, Lehman Brothers llegó a convertirse en el 4º banco más grande de Estados Unidos, y pasar de pérdidas significativas a cinco años seguidos de beneficio. Lehman Brothers se había hecho famoso por sus grandes retornos de la inversión, y las compañías y personas que decidían invertir su dinero allí recibían beneficios con creces.

Pero las decisiones de Peterson no habían gustado a todo el mundo, y habían causado que dos grandes sectores del banco se enfrentaran entre sí.

Resulta que las dos grandes actividades de Lehman Brothers por aquel entonces eran la banca de inversión y el trading.

Los banqueros se dedicaban a hacer de intermediarios entre personas con capital que querían invertirlo, y personas o negocios que necesitaban ese dinero. Lehman Brothers utilizaba este dinero para hacer préstamos o dar hipotecas, y al cabo de un tiempo cobraba un interés que repartía entre sí mismo y el prestador del dinero.

Los banqueros además daban asesoría financiera, preparaban la estructura legal de grandes adquisiciones de empresas y se llevaban una comisión por el éxito de sus servicios.

Por otro lado se encontraba el departamento de trading, que se dedicaba a la compraventa de activos para sus clientes a cambio de una comisión. Estas personas realizaban las operaciones de aquellos que querían invertir en bonos, acciones u otros activos financieros, y suponían el otro gran bando de Lehman Brothers.

Lucha de poderes

Cuando Peterson separó a ambos departamentos mejoró sus operaciones, pero también provocó una gran enemistad. Las personas de los distintos bandos habían entrado en una lucha de ego por ver quiénes ganaban más dinero, y las hostilidades hacían que el ambiente de trabajo en el banco fuera insufrible.

Peterson que venía del lado de los banqueros pidió ayuda a Lewis Glucksman, director de operaciones de Lehman Brothers y que estaba del lado de los traders. Peterson ascendió a Glucksman como co-CEO de la compañía, esperando que teniendo un CEO de cada bando calmara las tensiones. No fue así.

Apenas unos meses después del ascenso quedaba claro que la decisión era un desastre. Las tensiones no dejaron de crecer entre ambos bandos, ya que cada líder quería dirigir al banco a una dirección distinta. Lehman Brothers había entrado en una lucha de poderes, y en 1983 acabó por sacar a Peterson y a muchos ejecutivos de la compañía.

Sin embargo, la aparente victoria de Glucksman había dejado al banco en un pobre estado. La compañía estaba sufriendo la amenaza de desintegrarse, y Glucksman se vio obligado a vender la firma.

Es así como en 1984, American Express adquiere a Lehman Brothers, centrándola en el bando ganador del trading y dejando apartada la banca de inversión. Lehman Brothers estuvo diez años bajo la dirección de American Express hasta que esta cambió de CEO, y decidió sacar al banco como una firma independiente de nuevo.

Es en este momento en el que Lehman Brothers volvió a centrarse en la banca, e interesarse de nuevo por los préstamos. La firma estaba originando una nueva ola de servicios financieros, que unos años más tarde darían lugar a la crisis mundial de 2008.

Resulta que el 11 de septiembre de 2001 se produjo el atentado de las torres gemelas. Lehman Brothers tenía alquilado 3 pisos con oficinas en una de las torres, y el ataque terrorista desestabilizó la compañía. Pero si bien el banco se recuperó con el tiempo, el 11S dio inicio a una época de miedo e inestabilidad política, que produjo graves consecuencias en la economía.

Estados Unidos veía como el miedo estaba afectando a consumidores e inversores, y temía que esto provocara una recesión en el país. Es entonces cuando la Reserva Federal intenta estimular la economía, bajando muchísimo los tipos de interés. ¿Y qué significa esto, te preguntarás?

Resulta que los bancos a los que habitualmente vamos como Santander, Goldman Sasch o el propio Lehman Brothers son bancos comerciales. Estos son bancos que están abiertos de cara al público, pero están controlados por arriba.

Graves consecuencias en la economía

Los bancos centrales como la Reserva Federal son las instituciones con el control financiero. Estos deciden cuándo imprimir más dinero, la deuda que compran y los tipos de interés. Estos últimos son el precio al que por ejemplo la Reserva Federal le vende el dinero a bancos como Lehman Brothers, y tienen un gran impacto en la economía.

En 2001 los tipos de interés se hallaban en el 6.5%, y para 2004 habían bajado a tan solo el 1%. Esto significaba que los bancos comerciales podían comprar dinero de la Reserva Federal a un interés muy bajo, con lo que podían dar préstamos a intereses también muy bajos.

Esto permitía que muchas personas pudieran pedir préstamos baratos, consumir en negocios con ese dinero y hacer crecer la economía. O al menos esa era la idea.

Durante ese tiempo Lehman Brothers empezó a adquirir otros bancos especializados en los préstamos. La firma fue de las primeras en surfear el negocio de las hipotecas subprime, prestando dinero a casi cualquier persona sin importar su capacidad para devolver los préstamos.

A esta ola se apuntaron otros bancos que veían como Lehman Brothers estaba ganando mucho dinero con las hipotecas de alto riesgo, empezando una burbuja que originaría la crisis.

Fíjate que, al bajar los tipos de interés, la Reserva Federal había hecho que mucha gente accediera a dinero fácil y pudiera hipotecarse para comprar casas. El número de casas que había en Estados Unidos no había cambiado, la oferta era la misma. Sin embargo, en cuestión de meses la demanda se había disparado. Y esto provocó una gran inflación y que el precio de las casas también se disparara.

Los inversores que veían cuánto subían de precio los bienes inmuebles empezaron a comprar casas y títulos de deuda, especulando que en el futuro podrían venderlos a mayor precio.

Las constructoras de edificios veían lo bien que iba el negocio, y empezaron a construir casas a toda velocidad y generar empleo. Esta tendencia se empezó a trasladar al resto del mundo, que además invertía en el mercado inmobiliario estadounidense que tan bien se valorizaba.

Todo parecía ir genial, pero la Reserva Federal tenía miedo.

El banco central se había dado cuenta de que al bajar tanto los tipos de interés había creado una burbuja. La inflación de los bienes inmuebles se había descontrolado, y poco a poco estaba afectando a otros sectores de la economía.

Era cuestión de tiempo de que la burbuja estallara, y a la Reserva Federal no le quedó más remedio que volver a subir los tipos de interés tan rápidamente como los había bajado.

Del 1% que estaban en 2004, la Reserva Federal subió los tipos de interés al 5% en 2006. Los bancos ahora tenían que comprar el dinero que prestaban mucho más caro, con lo que tenían que subir el interés de las hipotecas.

Esto afectaba por un lado a las nuevas personas que querían pedir préstamos, que de repente veían que no les rentaba hipotecarse y dejaban de comprar casas. Esto haría temblar al sector de la construcción en el futuro, que no podría vender todas las casas que estaba construyendo.

Sin embargo, la subida de tipos de interés también afectaba a las millones de personas que ya habían pedido préstamos. Gran parte de este crédito tenía un interés variable, ligado al que el banco fijaba. Esto significa que si la Reserva Federal subía los tipos, el interés que estas personas tenían que pagar mes a mes también subiría. Y este fue el mayor desastre.

De repente, multitud de personas se veían incapaz de devolver sus préstamos ya que mes a mes aumentaba lo que tenían que pagar. A los bancos no les había importado dar préstamos a personas de baja confianza en el pasado, y ahora se estaban encontrando con impagos por todas partes.

Pero lo peor era que el dinero que los bancos habían prestado no era suyo. Gran parte de ese dinero era de personas que habían decidido confiar en los bancos para invertir su dinero, esperando un beneficio en el futuro. Estas personas ni siquiera serían capaces de recuperar lo que invirtieron.

La otra gran parte de ese dinero venía de la Reserva Federal, que había intercambiado al banco por los títulos de deuda de los préstamos. La idea del banco central era eliminar el dinero imprimido una vez devuelto para controlar la inflación, equilibrando de nuevo la oferta y la demanda. Pero la gente no devolvía el dinero, y el equilibrio ya no era posible.

Había mucha masa monetaria en el mercado, la inflación estaba descontrolada y los inversores tenían miedo de no poder recuperar su dinero. La burbuja estaba a punto de estallar, y la crisis se encontraba a la vuelta de la esquina.

Para 2006, Lehman Brothers ya prestaba cantidades de 50 mil millones de $ al mes, y el año de la crisis sus activos de deuda correspondían a 680 mil millones de $. La mayoría de ese dinero era de otras personas, y solamente estaba aguantado por 22 mil millones de capital del banco.

La caída de Lehman Brothers

Durante 2007 y 2008, Lehman Brothers empezó a sufrir grandes pérdidas. Los impagos de las hipotecas estaban provocando desconfianza entre sus clientes, y los inversores empezaban a entrar en pánico.

Pero lo peor era que el banco había engañado a la gente.

Los inversores creían que comprar deuda de Lehman Brothers e invertir en él era buena idea, ya que las agencias de calificación lo respaldaban. Estas agencias informan sobre el riesgo de invertir en un activo financiero, y hasta 3 días antes de su caída Lehman Brothers tenía la calificación máxima.

¿Cuál era el problema? Que Lehman Brothers era quien pagaba a estas agencias para que lo calificaran, y por supuesto no iban a decir lo arriesgado que era invertir en él.

La Reserva Federal trató de rescatar al banco en verano de 2008 ya que sabía que era demasiado grande para caer. Sin embargo, el dinero que había inyectado no era suficiente, y no podía seguir imprimiendo dólares o la inflación continuaría descontrolándose.

Lehman Brothers en sus últimos días trató de encontrar un comprador, pero en el último momento Barclays y el Banco de América rechazaron la oferta. El 15 de septiembre de 2008 Lehman Brothers se declaraba en bancarrota, revelando una deuda de más de 600 mil millones de $ y cayendo en picado la bolsa de Nueva York.

La gran volatilidad que había en los mercados se agravó más tras ese día, especialmente con los títulos de los inmuebles estadounidenses, esparcidos por todo el mundo. Nadie quería esos títulos, nadie quería comprar casas, y millones de personas, inversores y bancos se habían arruinado.

La crisis mundial de 2008 ya había comenzado, y la caída de Lehman Brothers fue la gota que colmó el vaso.

El banco nunca se recuperaría de su quiebra, y los restos de la compañía se la repartirían otras firmas como Barclays y Nomura Holdings. Quién sabe si Lehman Brothers aún seguiría vivo si hubiera tomado otras decisiones, pero su nombre siempre será recordado por la crisis que ayudó a provocar en todo el mundo.

 

Lecciones principales:

No te enamores de tu idea: Lehman Brothers no empezó como un banco, sino como una tienda de alimentos y pivotó al mundo financiero a través del mercado de materias primas. En tus emprendimientos tendrás ideas que luego al ejecutarlas serán diferentes, no tengas miedo de pivotar y adaptarte al mercado.

Ten un líder claro: cuando Lehman Brothers tuvo 2 CEOs que tiraban cada uno por su lado, la compañía entró en caos. Si no hay un líder claro que tome las decisiones necesarias, la empresa se volverá lenta, y muy probablemente habrá conflictos difíciles de solucionar.

Sé honesto con tu propuesta de valor: Lehman Brothers le prestaba dinero a todo el mundo sin pensar en las consecuencias, y luego eso le pasó factura con los impagos. Si tenemos un producto que sabemos que no va a ayudar a largo plazo a una persona en concreto que nos lo pide, hemos de tener el valor necesario de decirle que no nos compre.

 

 


Aprende de las mejores mentes emprendedoras en los Audios de Mentalidad de Emprendedor. Haz click Aquí para acceder al curso.

Sigue a Euge en su Instagram de @euge.oller

Datos curiosos sobre empresas y emprendedores en nuestro Instagram de @emprendeaprendiendo

Más post AQUÍ


 

Deja una respuesta