¿Sabías que 7-Eleven creó la primera tienda de conveniencia de la historia?

Esta cadena tan antigua tiene más de 60 000 tiendas repartidas a lo largo del mundo, y cada día se hace más grande.

¿Cómo ha conseguido 7-Eleven sobrevivir todo este tiempo?

Joe sabía que muchas tiendas locales vendían estos productos por separado, pero esto obligaba a los clientes a recorrer largas distancias. Tener productos como huevos, pan o leche en un solo lugar era muy conveniente, y así nacería 7-Eleven.

El nombre de la empresa cambiaría un par de veces en sus inicios, hasta quedarse con el de 7-Eleven varios años después. El motivo era simple; un horario de apertura a las 7 de la mañana y de cierre a las 11 de la noche, mucho más prolongado que cualquier otra cadena por entonces.

Por otro lado, las tiendas de 7-Eleven abrirían los 365 días del año, que sumado a su oferta variada de productos la hacían muy atractiva. Con el tiempo la empresa experimentaría con el horario de 24 horas, consiguiendo que la mayoría de sus tiendas estuvieran siempre abiertas.

Desde fuera, podría parecer que 7-Eleven simplemente aumentó su horario y los productos que ofrecía, pero la empresa hizo mucho más que eso. Para entenderlo vamos a imaginar que nos vamos de compras a una de sus tiendas.

Probablemente te encuentres en una zona muy transitada de la ciudad, y tu coche necesita gasolina. Justo al lado tienes un 7-Eleven donde los precios al repostar son bastante buenos. Pero ya que estás ahí, ¿por qué no entras a comprar algo? Puede ser que las cosas estén un poco más caras, pero es que lo tienes al lado.

Al entrar en la tienda un empleado te da la bienvenida y te sonríe, y observas a tu alrededor qué puedes escoger. Pronto te das cuenta que no hay mucho que mirar, así que te decantas por un simple refresco.

Si vas con un niño pequeño, probablemente haya visto unas chucherías que casualmente estaban debajo del estante, perfecto para que las cogiera. No tienes tiempo para discutir, con lo que también te las llevas.

En la caja, el empleado vuelve a sonreírte y ve el refresco que has cogido. Entonces te pregunta si te gustaría acompañarlo con una de las bolsas de patatas que tienes justo detrás. Sin pensarlo mucho también acabas cogiéndola, pagas y en menos de dos minutos ya has salido de la tienda. ¿Pero qué es lo que ha pasado aquí

¿Cual ha sido la clave del éxito de 7-Eleven?

Lo cierto es 7-Eleven no ha tenido éxito por sus productos ni por sus horarios. Su clave ha sido diseñar un sistema adaptado a la sociedad ajetreada de hoy en día, que permita a los clientes entrar y salir rápidamente de sus tiendas.

7-Eleven no te va a vender electrodomésticos ni productos de última tecnología. Lo que ofrecen sus tiendas son productos de necesidad, que todo el mundo conoce y no hace falta analizarlos. Esto provoca que se vendan muy rápido, y que sus pequeños beneficios se acumulen en poco tiempo.

Por otro lado, 7-Eleven entrena a sus empleados antes de que empiecen a trabajar con ellos. La compañía sabe que sus competidores pueden copiar su modelo de negocio en cualquier momento, y que el trato con el cliente es fundamental.

Además, estos empleados también fomentarán que compres más, a través de una venta cruzada. Con esta estrategia te ofrecerán algún producto que complemente lo que tenías pensado comprar al principio, y si no, la propia distribución de la tienda te incitará a ello.

7-Eleven es famoso también por su modelo de franquicias, en el que ofrece a la gente ser dueños de una de sus tiendas.

En este tipo de modelos la compañía da su imagen de marca y conocimiento de la industria al afranquiciado, que será el que lleve el establecimiento. El afranquiciado además tendrá que seguir las normas que establezca la compañía, y pagarle una cantidad por beneficiarse de la marca.

Este pago se puede hacer de varias formas, pero 7-Eleven lo ha diseñado para facilitar el afranquiciarse con ellos. En vez de una cantidad fija mensual, 7-Eleven comparte un porcentaje de los beneficios del afranquiciado, con lo que solo tendrá que pagarle en función de lo que venda.

Por otro lado, la compañía paga los costes de equipamiento, el terreno y el alquiler del edificio, con lo que el afranquiciado no tiene que preocuparse por ellos. Con este modelo, 7-Eleven consigue que mucha gente decida montar una franquicia con ellos, y la compañía recibe ingresos recurrentes a largo plazo.

Los retos de la Empresa

Pero no todo en 7-Eleven ha sido bueno a lo largo del tiempo, tanto en los obstáculos que ha tenido que enfrentar como en sus propios problemas internos. Su propio modelo de franquicias también tiene su lado negativo.

El mayor problema que le critican es el porcentaje de beneficios que 7-Eleven recibe, que llega a ser del 50%. Además, este porcentaje sube progresivamente cuanto más venda el afranquiciado, lo que no incentiva a que aumente sus ventas.

Esto resulta en que el afranquiciado no pueda permitirse más empleados en su tienda, y habitualmente tenga que trabajar en ella. Además, no tiene la libertad de fijar sus horarios ni cerrar un solo día, ya que debe comportarse como las demás tiendas de 7-Eleven.

Y si a esto le sumamos la inversión inicial que el afranquiciado tiene que hacer en la compañía, este siente que está pagando por tener un trabajo.

Pero el mayor problema de las franquicias es la falta de control que hay en ellas, ya que dependen de lo bien que le vaya a la marca. Y si la empresa entra en crisis, las franquicias van detrás de ella, como ya sucedió en su momento.

A lo largo de su historia 7-Eleven se ha enfrentado a varias crisis financieras, llegando incluso a la bancarrota. ¿Recuerdas a Joe Thompson y la empresa bajo la que se encontraba 7-Eleven? Pues resulta que unas décadas más tarde su hijo cometería varios errores empresariales, que pondrían en peligro a todo el grupo.

Southland Ice Company entraría en quiebra, y serían dos de sus afiliadas japonesas quienes la salvarían con dinero, entre ellas la división japonesa de 7-Eleven. Es por ello que a pesar de haber nacido en Estados Unidos, 7-Eleven es ahora una compañía japonesa.

Pero quizás el mayor reto al que se enfrente 7-Eleven venga ahora de mano de su competencia. Y no solo de otras tiendas de conveniencia, sino de una compañía que conocemos muy bien.

En diciembre de 2016,Amazon lanzó la primera tienda del mundo sin empleados, que permitía a los clientes marcharse sin pasar por caja. Amazon Go fue un experimento que la empresa estaba haciendo con inteligencia artificial, y su éxito ha incentivado a Amazon a abrir más tiendas.

Unos establecimientos como estos donde el cliente puede entrar, agarrar lo que necesite, y salir en un instante podrían suponer una difícil competencia para 7-Eleven. Sin embargo, aún es pronto para saber qué sucederá con ella.

7-Eleven surgió en un mundo en el que la gente estaba cada vez más ocupada, creando las primeras tiendas de conveniencia de la historia. Su éxito a día de hoy es rotundo, pero tendrá que enfrentarse a los retos del futuro para seguir desarrollándose.


Lecciones principales:

Ten clara la necesidad que estás solventando: 7-Eleven a través de su disponibilidad de horarios, lugares y productos permite a gente ocupada tener rápidamente lo que necesite, ahorrando tiempo en el camino. Sus productos no son especiales y su servicio tampoco es extraordinario, pero sí lo es el modo en el que lo hacen.

Maximiza tus beneficios : Las tiendas de 7-Eleven están diseñadas de forma que encuentres rápidamente lo que buscas y el flujo de personas sea constante para acumular muchos pequeños beneficios. Además, tanto el espacio como los empleados tratarán que compres más de lo que pensabas al principio.

Recuerda la ley del control: El dueño de una franquicia carece de control sobre su negocio, ya que si la empresa bajo la que se encuentra toma la decisión de cerrarlo, no puede hacer nada al respecto


Empieza Tu Negocio Digital AQUÍ

Sigue a Euge en su Instagram de @euge.oller

Datos curiosos sobre empresas y emprendedores en nuestro instagram de @emprendeaprendiendo

Más blogs AQUÍ